Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los principales líderes políticos de Líbano lamentan los dos años de vacío presidencial

Los principales líderes políticos de Líbano han lamentado este miércoles el cumplimiento de dos años de vacío en la Presidencia debido al bloqueo de las conversaciones para elegir un sustituto para Michel Suleiman, cuyo mandato terminó el 25 de mayo de 2014.
El presidente del Parlamento, Nabih Berri, ha recalcado que "cuanto antes se elija a un presidente, antes se escapará de la amenaza de la división y del federalismo", según ha informado el diario local 'An Nahar'.
Por su parte, el ex primer ministro y líder del Movimiento Al Mustaqbal Saad Hariri ha sostenido que "la prolongación del vacío será algo que pesará a los que no están intentando ponerle fin".
"Es desafortunado que Líbano sea víctima de políticas estúpidas que no respetan la Constitución y los intereses nacionales", ha dicho, argumentando que obstruir las elecciones "implica arrastrar a Líbano a los conflictos regionales".
En esta línea se ha expresado el expresidente y antiguo líder de Falanges Libanesas Amin Gemayel, quien ha descrito la situación como "un momento de abandono por parte de algunos líderes libaneses que no son conscientes de la gravedad de la situación".
El líder del Partido Socialista Progresista (PSP) Walid Yumblat ha cargado directamente contra las formaciones aliadas de Siria e Irán, a las que ha acusado de "no querer elegir un presidente".
En este sentido, ha dicho que los dos principales candidatos, el líder del Movimiento Patriótico Libre, Michel Aoun, y el líder del Movimiento Marada, Suleiman Franjieh, tienen agendas similares, agregando que ambas "resaltan la postura de Rusia".
En respuesta, el propio Franjieh ha dicho que lo más importante "es que todos opinan que es necesario elegir a un presidente fuerte, que represente realmente a los cristianos y al país". Aoun no se ha pronunciado sobre la situación.
Por último, el secretario general del partido-milicia chií Hezbolá, Hasán Nasralá, ha pedido "un diálogo y negociación" con Aoun, solicitando que "no se dé la espalda a otros ni se les acuse de obstruir las elecciones presidenciales".
Así, ha reiterado su petición de aprobar una legislación electoral basada en la proporcionalidad, criticando al Movimiento Al Mustaqbal y el PSP por su rechazo a esta posibilidad.
"Hezbolá y el Movimiento AMAL --los dos principales partidos chiíes-- perderíamos escaños según una ley de representación proporcional, y aún así la reclamamos", ha remachado, criticando a los dos citados partidos por "insistir en el monopolio y unilateralismo en sus sectas y regiones".
PREOCUPACIÓN DEL CONSEJO DE SEGURIDAD
Por su parte, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha expresado su preocupación por el vacío presidencial en el país, resaltando que la ausencia de un presidente "ha impedido la aprobación de leyes fundamentales en el Parlamento y ha bloqueado el trabajo del Consejo de Ministros".
Además, ha resaltado que el estancamiento político "daña la capacidad del país para resolver los crecientes desafíos económicos, sociales, humanitarios y de seguridad a los que hace frente".
Por ello, ha pedido a los líderes políticos del país que actúen "con responsabilidad, flexibilidad y apego a la Constitución" y que "coloquen por encima de todo los intereses del país para la pronta elección de un presidente".
El organismo ha reclamado además cualquier participación o vínculo con la crisis en Siria --en aparente referencia a la participación de Hezbolá en el conflicto--, solicitando a los actores regionales e internacionales que eviten que ésta se extienda a Líbano.
DOS AÑOS DE VACÍO
El Parlamento ha celebrado desde la salida del poder de Suleiman casi 40 sesiones para intentar elegir un presidente, si bien todas ellas han sido aplazadas al no alcanzar quórum debido a la falta de un acuerdo previo a la votación.
El boicot ha estado encabezado principalmente por los parlamentarios del Movimiento 8 de Marzo, que argumentan que sólo votarán cuando haya un acuerdo cerrado para elegir a su candidato, Aoun.
Sin embargo, Aoun cuenta con la oposición del Movimiento 14 de Marzo, cuyo líder, Hariri, ha apostado en los últimos meses por la candidatura de Franjieh, que pertenece también al Movimiento 8 de Marzo.
El nombre de Franjieh salió a la palestra en diciembre a raíz de un encuentro celebrado en París con Hariri, quien hasta entonces había respaldado la candidatura del líder de Falanges Libanesas, Samir Geagea.
En respuesta, Geagea decidió apoyar a Aoun, desencadenando críticas a Hariri por mantener su respaldo a Franjieh pese a que los principales partidos cristianos del país se habían unido en torno al antiguo comandante, quien fue primer ministro entre 1988 y 1990.
El sistema político libanés contempla que la Presidencia del país debe ser ocupada por un cristiano, mientras que el primer ministro debe ser suní y el presidente del Parlamento, chií.
La falta de acuerdo sobre el sucesor de Suleiman ha llevado al país a sufrir el vacío presidencial más largo en su historia, si bien la situación no ha derivado en un conflicto armado, tal y como ocurrió en 1988 y en 2008.
En las dos ocasiones anteriores, las diferencias a la hora de seleccionar al presidente se saldaron con acuerdos regionales, una opción que parece distante en estos momentos debido a la inestabilidad que sufre Oriente Próximo.