Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un proyecto de extracción de gas pone en riesgo la supervivencia de una comunidad indígena

La organización internacional Survival ha criticado esta semana que un proyecto de extracción de gas, aprobado por el Gobierno de Perú, podría afectar a la comunidad indígena nantis, ubicada a sólo 100 kilómetros del Machu Picchu, cuyo aislamiento le hace sensible a enfermedades como la gripe.
El organismo ha denunciado que el proyecto, por el cual se permitirá la entradas de varias compañías petroleras a la reserva de esta comunidad, no sólo supondría excavaciones y otras obras, sino la entrada de cientos de trabajadores que podrían transmitir una serie de enfermedades para las que no estarían preparados los nativos.
La entrada de las compañías Pluspetrol (Argentina), Hunt Oil (EEUU) y Repsol (España), que ha autorizado el Ejecutivo peruano, podría afectar gravemente a estas tribus que no tienen relación con el exterior, según ha denunciado Survival.
"Hace treinta años los trabajadores del depósito Camisea penetraron en lo profundo del territorio del pueblo nahua y poco después la mitad de la tribu resultó aniquilada por la gripe y enfermedades similares", ha recordado el director de Survival International, Stephen Corry.
Según ha explicado la organización, los nantis apenas tienen inmunidad y cualquier contacto entre los trabajadores y los indígenas puede desembocar en la propagación de enfermedades o epidemias.
"¿Es que el Gobierno peruano no ha aprendido nada de su historia y está dispuesto a arriesgarse a que esto suceda de nuevo en beneficio de unos pocos pozos de gas?", ha cuestionado Corry.
La misma Pluspetrol ha reconocido en su 'Plan Antropológico de Contingencia' que cualquier enfermedad transmitida por los trabajadores podría causar "prolongados periodos de enfermedad, muertes masivas y, en el mejor de los casos, largos procesos de convalecencia".