Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No quería hacer daño al Santo Padre", asegura la mujer que hizo caer al Papa

Susanna Maiolo vino expresamente desde Suiza, donde vive, para participar en la Misa del Gallo, aunque su intención era acercarse al Papa, como ya lo fue el pasado año cuando también intentó llegar hasta el Pontífice. En aquella ocasión fue detenida antes de que pudiese abordarlo.
Fuentes del Vaticano han quitado hierro al asunto: "La seguridad no se puede blindar al cien por cien si no es creando un muro de separación entre el Papa y los fieles, lo cual es impensable", aseguraba el portavoz del Vaticano, el padre Lombardi.
La agresión, voluntaria o no, pone en cuestión la seguridad de las grandes figuras públicas en Italia ya que se produce sólo unas semanas después de la que sufriera el primer ministro. Berlusconi se ha referido a estos hechos en la Tg1 donde ha manifestado que su primera reacción fue de " preocupación e incredulidad".  Según el dirigente italiano, es necesario poner freno " a la fábrica de mentiras, de extremismos y también de odio".  Berlusconi ha trasladado al Pontífice su cercanía en esta situación.
El que se llevó la peor parte fue el cardenar octogenario Roger Etchegaray que, arrastrado en la caída, sufre rotura de la cabeza del fémur. Será operado en los próximos días y fuentes médicas aseguran que estado es bueno.   LA