Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La radicalización no es el factor principal para el reclutamiento en grupos yihadistas

El Estado Islámico anuncia la ejecución de cinco espías a las órdenes de Reino UnidoOrganización de propaganda de ISIS

La necesidad de obtener medios para vivir, la creencia en el deber de proteger, vengar y defender y la voluntad de tener un objetivo son factores determinantes que están empujando a los jóvenes sirios a unirse a los grupos extremistas, según un estudio de la organización International Alert.

El estudio, titulado 'Por qué los jóvenes sirios eligen luchas: Vulnerabilidad al reclutamiento por parte de grupos extremistas violentos', incluye entrevistas a 311 sirios, sus familias y miembros de comunidades de Siria, Líbano y Tuquía.
International Alert ha apuntado que los jóvenes de entre doce y 24 años de edad están en mayor riesgo de ser reclutado, así como aquellos que no van a clase, se encuentran desplazados o no cuentan con apoyo de su familia.
La organización ha subrayado que la radicalización no es la explicación exclusiva de la entrada de los jóvenes sirios en las organizaciones terroristas como el Estado Islámico y el Frente al Nusra, señalando que para la mayoría de ellos, es al menos un aspecto secundario.
Por contra, ha sostenido que se trata de una combinación de trauma, pérdida y desplazamiento, falta de alternativas para lograr una vida decente y el derrumbe de las estructuras e instituciones sociales, así como un deseo de venganza contra el Gobierno de Bashar al Assad.
"La gente puede encontrar un nuevo significado para su vida en el extremismo. El extremismo abre una puerta a una nueva vida en la que todos son bienvenidos", ha explicado un sirio residente en Líbano.
El estudio recoge además que el derrumbe del sistema educativo en el país, con cerca de dos millones de niños sin escolarizar, ha contribuido a aumentar su vulnerabilidad y empujarles hacia estos grupos.
International Alert ha recalcado que "los niños que no cuentan con apoyo psicosocial son vulnerables al reclutamiento". "Les damos herramientas para que se expresen en su comunidad, en vez de usar armas para expresar su odio por su pérdida", ha añadido.
Por ello, ha abogado por integrar los esfuerzos de cohesión social en los proyectos de ayuda humanitaria, incluirlos en los objetivos políticos y diplomáticos regionales, y reducir la discriminación contra los refugiados.
En este sentido, la directora del programa de International Alert para Oriente Próximo, Rebecca Crozier, ha alertado de que "los grupos armados reclutan a niños y jóvenes en Siria y los países vecinos a un ritmo alarmante".