Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ucrania denuncia una invasión de tropas rusas en el país pero el Kremlin lo niega

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, ha denunciado la entrada de las tropas rusas y ha pedido una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para abordar el "deterioro" de la situación en el este del país, según informa la Presidencia en un comunicado. Por su parte el embajador ruso ante la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Andrei Kelin, ha asegurado que no hay ni soldados ni armamento ruso participando en las hostilidades en Ucrania.

El mandatario ucraniano, que tenía previsto acudir hoy a Ankara a la toma de posesión de Recep Tayyip Erdogan como nuevo presidente de Turquía, ha cancelado su viaje y ha convocado una reunión del Consejo de Seguridad Nacional.
"He decidido cancelar una visita de Trabajo a Turquía debido al deterioro de la situación en la región de Donetsk (...) así como a la entrada de tropas rusas en Ucrania", ha explicado Poroshenko, defendiendo que "hoy el lugar del presidente está en Kiev". Según ha explicado, el Consejo Nacional de Seguridad y Defensa se reunirá para adoptar un nuevo plan de acción.
Además, ha reclamado una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU. "El mundo tiene que evaluar el fuerte deterioro de la situación en Ucrania", ha argumentado. Asimismo, ha dicho que también pedirá a sus socios europeos una reunión urgente de la UE.
Los separatistas prorrusos, con el apoyo de voluntarios rusos, han lanzado una ofensiva hacia el sur que les ha permitido tomar la localidad de Novoazovsk y llegar hasta el mar de Azov y que tiene como destino final la ciudad portuaria de Mariupol.
El primer ministro de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Alexander Zajarchenko, en una entrevista concedida a Reuters, ha cifrado en unos 3.000 los voluntarios rusos que están sirviendo en las filas rebeldes y ha confirmado que el objetivo de la ofensiva es la ciudad portuaria de Mariupol. Asimismo, ha asegurado que los separatistas pueden derrocar al Ejército ucraniano sin la ayuda de Rusia.
Rusia niega las acusaciones
"Hemos dicho claramente que no hay participación del Ejército ruso. Nosotros no suministramos ningún equipamiento pesado allí", ha declarado Kelin al término de una reunión del consejo permanente de la OSCE, según informa la agencia rusa Itar-Tass.
"Las acusaciones de que columnas de blindados (rusos) están allí ya se vertieron la semana pasada y la anterior. Todo esto ha sido refutado y está siendo refutado ahora. Estas acusaciones carecen de sentido", ha defendido el responsable ruso.
"Lo único que sabemos ahora es que el alcalde de Novoazovsk --una localidad ucraniana en el este-- dijo que tras diez disparos de artillería los soldados ucranianos huyeron de la localidad y los milicianos entraron en ella", ha añadido.