Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La reunión entre Irán y la UE termina sin resultados

Encuentro sin resultados. La reunión entre el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, y el negociador de Irán, Said Jalili, sobre la cuestión nuclear iraní culminó en Ginebra sin novedad. Teherán no dio una respuesta clara a las propuestas de la UE defraudando todas las expectativas que habían antecedido a las conversaciones. Hasta EEEUU había mandado al subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, William Burns, que al finalizar el encuentro aseguró que Irán tendrá que elegir "entre la cooperación o la confrontación".
"Esperamos que los iraníes entiendan que sus líderes tienen que decidir entre cooperar, lo que sería beneficioso para todos, o la confrontación, lo que aumentaría más su aislamiento" de la comunidad internacional, ha asegurado Burn.
Esta es la primera vez que un representante estadounidense de tan alto nivel -Burns es el tercero en la jerarquía del Departamento de Estado de EEUU- se sienta formalmente en la misma mesa con un enviado iraní, desde la Revolución Islámica en 1979.
 Sin embargo, Washington ya había aclarado que Burns sólo iba a escuchar y no participaría formalmente en las discusiones, en las que Jalili deberá entregar la respuesta final de su gobierno a la más reciente propuesta del G5+1 que Solana le transmitiera a mediados de junio.
En dicha reunión, Teherán eludió dar una respuesta concreta al conjunto de incentivos que el Grupo 5+1, integrado por los cinco países del Consejo de Seguridad de la ONU -EEUU, Rusia, Reino Unido, Francia, China- más Alemania, entregó en junio al Gobierno iraní para que abandone sus actividades nucleares.
El jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, sin embargo, calificó la reunión de "constructiva" y aceptó reanudar los contactos en aproximadamente dos semanas.
Ante esta situación, EEUU reiteró que, junto a sus socios del Grupo 5+1, "está dispuesto a imponer más desincentivos si Irán no elige el camino de la cooperación".
El plan presentado por las potencias occidentales ofrece a Irán entrar en un período de pre-negociación de seis semanas, durante el cual podría continuar con la actividad nuclear al nivel actual, pero se comprometería a no poner en marcha nuevos centrifugadores.ZA/KOD