Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se cierra la segunda vuelta de las elecciones en Zimbabue sin incidentes

Los votantes acudieron coaccionados. Vídeo: ATLAS.telecinco.es
"Esto es una farsa organizada por una dictadura que trata desesperadamente de legitimarse, pero puedo asegurarles que no hay nada legítimo en estas elecciones", declaró Tsvangirai, quien se retiró el domingo de la contienda electoral debido a la campaña de intimidación lanzada contra sus seguidores por el gobierno de Mugabe.

Al tiempo , Tsvangirai llamó a la comunidad internacional para que rechace los resultados de estas elecciones, las que, afirmó, "niegan la voluntad del pueblo zimbabuense".

La respuesta del G8

Los ministros de Asuntos Exteriores del G8 han expresado su "grave" preocupación por la situación en Zimbabue y han señalado que no considerarán legítimo un Gobierno que se forme sin el respaldo de la voluntad popular.

"Los resultados de las elecciones del 29 de marzo de 2008 deben ser respetados y cualquier diálogo entre los partidos debe dar lugar a que se forme un Gobierno legítimo", señala el G8.

No habrá negociaciones con Mugabe
Tsvangirai ha advertido de que "no habrá negociaciones si el presidente Mugabe se declara ganador" en las elecciones. El líder opositor, refugiado en la embajada de Holanda, ha hecho circular una carta en la que pedía a la población que no acudiera a votar, salvo que corriera peligro."Si es posible, os pedimos que no votéis", dijo Tsvangirai en el documento. "Pero si debéis votar por Mugabe porque vuestra vida está en riesgo, hacedlo", ha aclarado.

Mugabe, de 84 años, planea extender su mandato ininterrumpido de 28 años. El actual presidente ha barrido a los observadores de países occidentales críticos con su gobierno y ha impedido la entrada de cientos de periodistas extranjeros que iban a cubrir las elecciones. Tampoco los observadores locales realizarán su labor después del acoso y la intimidación a la que han sido sometidos por partidarios gubernamentales. KOD/RSO