Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bélgica, el eslabón débil en la lucha contra el yihadismo

El Gobierno belga, en el centro de las críticas tras los ataques terroristas en Bruselas, en los que han muerto 32 personas. Turquía ha revelado que el suicida del aeropuerto fue detenido en junio del año pasado y enviado de vuelta a Bélgica con la advertencia de que estaba radicalizado, algo que debería haber servido para tenerlo vigilado. Además su hermano -el que se detonó en el metro- buscó en París uno de los pisos utilizado por la célula que atentó en noviembre, y también había alquilado en la propia Bruselas otro apartamento. Pero no sólo eso, otro de los yihadistas Najim Lachraui que fabricó chalecos explosivos utilizados en París podría ser el hombre de la izquierda de esta foto, el segundo suicida del aeropuerto. Europa se pregunta por qué Bélgica no actuó con contundencia con la información que contaba sobre los hermanos El Bakraoui.