Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ex senador John Edwards se decanta por Obama

Barack Obama cuenta con un nuevo apoyo. El del ex senador, John Edwards, quien abandonó la carrera a la casa blanca el pasado 31 de enero. El momento para hacer público dicho apoyo no ha podido ser mejor: justo cuando Hillary Clinton respiraba tras la victoria en Virginia Occidental.
La carrera presidencial de la ex primera dama se ensombrece así un poco más. Su esperanzadora victoria el martes en Virginia Occidental parece diluirse con el apoyo del ex senador a Obama. Edwards ha estado meses tanteando a los dos candidatos demócartas.
Edwards se retiró de la contienda tras recibir escasos apoyos en las urnas, pero, aún así, es un político muy respetado. Fue candidato a la vicepresidencia con John Kerry en 2004.
Procedente de una familia pobre de Carolina del Sur, Edwards llegó a ser un prominente abogado y posteriormente se convirtió en senador del estado limítrofe de Carolina del Norte, donde había establecido su residencia.
Edwards proviene de una familia pobre. Su carrera de abogado le dio muchos éxitos y finalmente terminó siendo senador por Carolina del Norte. Dados sus orígenes humildes, conecta muy bien con el sector trabajador de EEUU que hasta ahora se le ha resistido a Obama.
Su última carrera presidencial estuvo basada en la defensa de la clase media y la población más desfavorecida de EEUU. Cuando se retiró pidió a los dos contendientes que se comprometieran en la lucha contra la pobreza.
Por eso, la campaña de Obama confía en que este respaldo público suponga un paso de gigante en las aspiraciones presidenciales del senador de Illinois. Su capacidad para atraer el voto de la clase blanca trabajadora se puso de nuevo en duda en Virginia Occidental, donde perdió por más de 40 puntos.
En la actualidad Obama cuenta con 1.884 delegados, de los que 284 son 'superdelegados', frente a los 1.718 de Clinton, que por el momento ha conseguido el apoyo de 273 'superdelegados'. Para asegurarse la candidatura demócrata, uno de los dos debe conseguir el apoyo de, al menos, 2.025 delegados para la Convención Demócrata de agosto próximo, en Denver.