Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los talibán rechazan el informe de la ONU que les acusa del 80% de las muertes de civiles en el país

Los talibán han rechazado este viernes el informe publicado por Naciones Unidas el miércoles que señala que los insurgentes han causado el 80 por ciento de las muertes de civiles en incidentes violentos durante los primeros seis meses de este año y han señalado que el documento ignora las muertes causadas por las tropas extranjeras.
Así, han afirmado que el informe está sesgado y han aconsejado a Naciones Unidas "que sea realista acerca de la situación en Afganistán". "Queremos que el organismo sea neutral y evite posicionarse del lado de nuestros enemigos en la propaganda bélica", ha señalado el grupo, según ha informado la agencia de noticias afgana Pajhwok.
Los datos facilitados por la ONU muestran que 1.145 civiles han muerto y 1.954 han resultado heridos entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2012. Estas cifras representan un 15 por ciento menos de víctimas mortales que durante el mismo período en 2011.
Además, el informe señala que las tropas de la Organización del Tratado Atlántico Norte y las fuerzas afganas han sido responsables de 165 víctimas, la mayoría provocadas por ataques aéreos, y 131 heridos. Un tercio de los fallecidos eran mujeres y niños. "Debemos recordar que el número de (...) muertos y heridos afganos se mantiene en niveles alarmantemente elevados", manifestó el subdirector de la oficina de Naciones Unidas en el país, Nicholas Haysom.
Asimismo, Haysom hizo una llamada a todos los grupos que participan en el conflicto para que aumenten sus esfuerzos para proteger de la violencia a los civiles y respetar así la "inviolabilidad" de la vida humana. Ésta ha sido la primera vez en los últimos cinco años en que el número de víctimas civiles se ha reducido, según Naciones Unidas.