Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los taxistas levantan el bloqueo de las calles de Bogotá

El presidente del sindicato de taxistas de Bogotá, Hugo Ospina, ha solicitado este lunes a sus compañeros que levanten el bloqueo que el gremio ha establecido en importantes puntos de la capital desde el domingo por la noche para exigir más seguridad en su trabajo.
Los taxistas, que también protestan por la multa de 800.000 pesos (415 dólares) que desde el mes pasado pueden recibir si deciden rechazar a un cliente, se reunirán en los próximos minutos con el director de la Policía Nacional, Rodolfo Palomino, para estudiar los problemas del distrito, según Caracol Radio.
El dirigente de los taxistas ha afirmado que la reunión con Palomino es clave para adoptar las medidas necesarias para neutralizar las acciones de la delincuencia común.
Los taxistas han realizado la protesta para exigir seguridad debido al alto índice de atracos y asesinatos a taxistas de la ciudad. "Queremos inmovilizar la ciudad a ver si así nos ponen cuidado", ha afirmado un taxista que participaba en los bloqueos.
Los bloqueos se han iniciado en protesta por los actos de violencia que han ocurrido desde el inicio del año. La muerte de un taxista y el asalto a otros dos han encendido los ánimos de los conductores, quienes a lo largo de la noche y madrugada han bloqueado diferentes puntos de la capital.
Durante la madrugada del domingo, en la localidad de Ciudad Bolívar, un taxista de aproximadamente 30 años perdió la vida tras recibir tres disparos de dos sujetos que lo asaltaron, según la radio colombiana RCN.
Además, durante la noche del domingo, casi simultáneamente, dos taxistas fueron heridos con arma blancas en el centro de Bogotá, uno de ellos en la cara, por resistirse a ser atracados.