Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos nueve terroristas y un militar muertos en los últimos enfrentamientos en Ben Guerdène

Al menos nueve terroristas y un militar han muerto en los enfrentamientos registrados en la noche del martes al miércoles durante una operación militar en la localidad de Ben Guerdène, cerce de la frontera con Libia, según han informado en un comunicado conjunto los Ministerios de Defensa e Interior.
"En el contexto de la evolución de la operación militar y de seguridad en Ben Gerdène, dos terroristas han muerto cuando estaban siendo perseguidos tras irrumpir en una zona de construcción en Wadi Rbayaa, en Ben Guerdène, para hacerse con provisiones de los trabajadores", han informado los dos departamentos gubernamentales.
En la operación contra los terroristas, un militar ha muerto y un civil que estaba en el lugar de los hechos ha resultado herido. El balance de la operación en la noche del martes al miércoles es de nueve terroristas muertos.
Desde el primer ataque de los milicianos procedentes de Libia contra esta localidad tunecina registrado el lunes, han perdido la vida 45 terroristas y 20 civiles y agentes de las fuerzas de seguridad tunecinas.
A primera hora de este miércoles, el portavoz del Ministerio de Defensa, Belhasán Ueslati, ha afirmado que un total de 16 personas han sido detenidas en los alrededores de una base militar en Ben Guerdène.
El primer ministro de Túnez, Habib Essid, aseguró el lunes que el ataque ejecutado en Ben Guerdène tenía como objetivo establecer "un emirato de Estado Islámico" en la región.
Los enfrentamientos comenzaron cuando un grupo de milicianos supuestamente llegado desde Libia atacó un puesto de control de la Policía tunecina y un cuartel del Ejército. Ninguna organización se ha atribuido la responsabilidad de esta acción.
Más de 3.000 tunecinos se han sumado a la lucha de Estado Islámico en Siria y en Irak, lo que ha hecho saltar todas las alarmas en Túnez ante la posibilidad de un retorno que tendría, como paso intermedio, la caótica Libia.
Milicianos islamistas entrenados en Libia han perpetrado varios ataques en territorio tunecino en 2015, por lo que el Gobierno ha decidido reforzar la seguridad en la zona fronteriza.