Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tragedia de los Cameron

La vida familiar de David Cameron no ha sido fácil. La primera hija de Samantha y David Cameron fue una niña, Jennifer Jane, que murió diez días después de nacer en 2002. Además, Fraser, el más pequeño, sufre de fibrosis quística. La pareja tiene otros dos hijos: Nancy, de cinco años, y Arthur, de tres.
Como explica The Independent, el martes, mientras los Cameron disfrutaban desayunando tortitas en su casa de Notting Hill, no se preveía ningún signo de tragedia. Ivan había pasado una muy mala noche, pero, desgraciadamente, era algo habitual. Tras sufrir un ataque severo, fue llevado al Hospital St Mary’s. Allí murió poco después de las 6.30 de la mañana por fallo abdominal agudo.
Había lágrimas en los trabajadores del Partido Tory al conocer las noticias al llegar a su sede de Millbank, en Westminster. Muchos de ellos conocían a Ivan. Su padre le había llevado en ocasiones a su despacho. Sus colegas vivieron las crisis del pequeño con los Cameron: a la edad de dos años, Ivan perdió la habilidad para sonreír, pero poco después la recuperó cuando se le cambió el tratamiento.
El líder tory ha descrito cómo la familia manejó la situación después del shock inicial de conocer que su hijo estaba enfermo: "Hubo un momento conduciendo hacia casa desde el hospital en el que pensaba. ‘vamos a salir de esto. Si no podemos hacer un buen trabajo y cuidar de él, entonces hemos fracasado". En otras entrevistas, Cameron explicaba que "es un niño mágico con una mágica sonrisa que me hace el más feliz de los padres. Le adoramos de una manera en la que no se quiere a nadie más, porque nos sentimos tan protectores".
David Cameron se ausentará dos semanas del trabajo. Antes, habló brevemente con su segundo, William Hague, al que pidió que se recordara a todos los padres con hijos enfermos. Hague señaló que "los seis años de vida de Ivan no fueron fáciles. Sus padres han vivido sabiendo que podía morir joven pero esto no hace su pérdida menos dolorosa. Ivan, su hijo, sufrió mucho en su corta vida pero trajo alegría y amor a todos los que le rodeaban. Como ha dicho David en el pasado, para él y para Samantha, siempre será su precioso niño".
Solidaridad del primer ministro
Hague estaba preparando las preguntas que iba a efectuar Cameron en la sesión semanal en el Parlamento cuando Downing Street telefoneó para sugerir una cancelación de la sesión, algo que no ocurría desde 1994 cuando murió el líder laborista John Smith. "Hemos aceptado la oferta de Gordon Brown", han indicado los tories.
El primer ministro británico, Gordon Brown, y su mujer, Sarah, han querido acompañar a los Cameron en estos difíciles momentos y han divulgado un comunicado en el que expresan su profunda tristeza por la muerte del pequeño. "Sarah y yo estamos muy entristecidos de conocer la muerte de Ivan y enviamos nuestras condolencias a David y Samantha. La muerte de un hijo es una pérdida que ningún padre debería soportar. Los políticos a veces estamos divididos, pero es una obligación humana unirnos en la compasión y el aprecio en momentos de prueba y ser un soporte los unos para los otros en momentos de aflición", agrega la nota del jefe del Gobierno.
"Sé que Ivan fue un niño que llevó alegría a todos los que le conocieron y su vida estuvo rodeada de cariño", resaltó la nota, en la que Brown manifiesta que todo el país acompaña en estos momentos a David y Samantha Cameron.