Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El tribunal militar de Uagadugú desmiente que la orden de arresto contra Compaoré haya sido anulada

El tribunal militar de la capital de Burkina Faso, Uagadugú, ha desmentido este martes que la orden de arresto contra el expresidente Blaise Compaoré haya sido anulada, según ha informado el diario local 'L'Observateur Paalga'.
El Tribunal de Casación de Burkina Faso anuló el 28 de abril las órdenes de arresto emitidas por la justicia militar respecto al intento de golpe de Estado de septiembre de 2015 y el asesinato del expresidente Thomas Sankara en 1987, casos en los que estaba supuestamente implicado Compaoré.
En su comunicado, el tribunal militar ha informado de que el juez de instrucción militar no ha cerrado el caso, negando que el Tribunal de Casación haya anulado dichas órdenes de arresto.
La decisión del Tribunal de Casación implicó la anulación de todos los mandatos de arresto internacional, que afectaban igualmente al ex primer ministro y actual presidente de la Asamblea Nacional, Guillaume Soro.
Un tribunal militar que investiga ambos casos ha emitido un total de 18 órdenes de arresto entre diciembre y enero, si bien el Tribunal de Casación apuntó que no son válidas debido a fallos de procedimiento.
Sankara, conocido como 'el Che Guevara africano', fue asesinado tras el golpe de Estado encabezado por Compaoré, quien permaneció en el poder hasta octubre de 2014, cuando huyó del país en medio de multitudinarias protestas contra su intención de modificar la Constitución para presentarse a la reelección.
Miembros de la guardia presidencial liderados por el general Gilbert Diendéré --leal a Compaoré-- irrumpieron en septiembre de 2015 en una reunión de Gobierno y tomaron como "rehenes" al presidente, al primer ministro y al resto del Gabinete.
Diendéré se hizo con el poder durante varios días con el argumento de que había que evitar la "desestabilización" del país, si bien finalmente desistió y liberó a los secuestrados, poniendo fin a la intentona golpista.