Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un último esfuerzo de Bush para dar con Bin Laden

Bush quiere terminar su mandato con todos los deberes hechos. Y su gran asignatura pendiente es la captura de Bin Laden. Fuentes de Defensa y de los servicios de Inteligencia tanto en Washington como en Londres han confirmado al rotativo británico que hay en marcha una nueva operación para capturar al hombre más buscado del mundo y enemigo público número uno de EEUU.
"Si (Bush) puede decir que ha matado a Sadam Husein y ha capturado a Bin Laden, podrá defender que ha hecho del mundo un lugar más seguro", señala una fuente de los servicios de inteligencia estadounidenses citada por el dominical.
De hecho, el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Stephen Hadley, ha admitido que se ha hecho "un esfuerzo supremo" para capturar a Bin Laden desde más o menos los atentados del 11 de septiembre contra Estados Unidos.
Bush pregunta todos los días por él
 Hadley continúa con que, cada jueves, cuando el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Michael Hayden, despacha con el presidente estadounidense, éste le pregunta tanto por Bin Laden como por su "número dos", el egipcio Ayman al Zawahiri.
 Dos fuerzas especiales del Ejército británico, una naval y otra de reconocimiento, han estado tomando parte de una operación dirigida por Estados Unidos para capturar a Bin Laden en la frontera septentrional de Pakistán.
Vivo o muerto
La información de los servicios de inteligencia sobre el paradero del líder de Al Qaeda es poco precisa, según "The Sunday Times", pero algunos analistas creen que podría estar en la zona tribal de Bajaur (noroeste de Pakistán).
Bin Laden, el millonario de origen saudí con pasado muyahidín que creó una red terrorista con tentáculos en numerosos países, ha logrado eludir su captura durante casi siete años, desde que pocos días después de los atentados del 11 de septiembre Bush declarara que EEUU quería encontrarlo "vivo o muerto". AGE