Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los uruguayos dicen 'no' a rebajar la edad penal hasta los 16 años

La propuesta de rebajar la edad mínima penal desde los 18 hasta los 16 años solamente consiguió el 46,95 por ciento de los votos en el referéndum que se celebró el domingo de forma simultánea a las elecciones generales en Uruguayo, con lo que ha quedado rechazada, según datos de la Corte Electoral con el 84,5 por ciento del escrutinio completado.
Para que la propuesta fuera aprobada en referéndum era necesario que alcanzara el 50 por ciento de los votos, algo que los sondeos sobre intención de voto apuntaban como posible hasta el mismo día de la consulta popular.
Este triunfo, aunque ajustado, ha sido motivo de festejos. "Ganó la información y la reflexión porque la gente acudió a informarse, a saber qué era realmente lo que se estaba proponiendo, y cuando empezó a ver que no era una solución a la inseguridad, la gente empezó a reflexionar", ha dicho Fabiana Goyeneche, de la campaña por el 'no', en declaraciones recogidas por el diario uruguayo 'El País'.
El candidato presidencial del gobernante Frente Amplio (FA), Tabaré Vázquez, ya celebró esta respuesta de los uruguayos en su primera intervención tras la jornada electoral. "Para regocijo de todos nosotros, el 'no' a la baja (de la edad penal) triunfó", destacó.
En esta cuestión, el FA se ha posicionado totalmente en contra, argumentando que la fórmula idónea para acabar con la inseguridad --en uno de los países más seguros de América Latina-- pasa por la erradicación de la pobreza y del analfabetismo.
A favor estaba la derecha, liderada por el candidato presidencial del Partido Colorado (PC), Pedro Bordaberry, y con una tímida defensa del aspirante del Partido Nacional (PN), Luis Lacalle Pou, que personalmente estaba en contra pero que, consciente del apoyo que esta idea tiene entre sus votantes, guardó sus opiniones y dejó este tema a su 'número dos', Jorge Larrañaga, un ferviente defensor de la medida.