Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El veredicto del 'impeachment' contra Rousseff se conocerá con los Juegos ya terminados

El veredicto del juicio que llevará a cabo el Parlamento brasileño contra la presidenta apartada, Dilma Rousseff, se conocerá después de que hayan concluido los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, por lo que su sustituto, Michel Temer, ostentará el bastón de mando al menos durante toda la cita deportiva.
Rousseff fue apartada del cargo a mediados de mayo, después de que una mayoría de los congresistas determinara que pudo incurrir en irregularidades en materia presupuestaria. Desde entonces, se ha especulado con el calendario de su proceso de 'impeachment' y sobre la posibilidad de que coincidiese con los Juegos Olímpicos, que se celebrarán del 5 al 21 de agosto.
Fuentes cercanas al presidente del Tribunal Supremo, Ricardo Lewandowski, han confirmado al periódico 'O Globo' que no habrá veredicto antes del 26 de agosto, cinco días después de que hayan concluido los primeros Juegos Olímpicos celebrados en un país sudamericano.
La comisión conformada para analizar este caso presentará sus conclusiones el 9 de agosto e, inicialmente, la acusación tendrá un plazo de 48 horas para presentar una lista de testigo. La defensa de Rousseff dispondrá a continuación de un tiempo similar, tras lo cual será necesario esperar al menos diez días para el inicio de la parte final.
Lewandowski podrá fijar la fecha del juicio a partir del 25 de agosto, pero éste no tiene por qué tener lugar al día siguiente (viernes) y podría quedar aplazado hasta la semana posterior. Tampoco existe una duración concreta para que el Senado cierre estas deliberaciones.
El Comité Olímpico Internacional (COI) y los organizadores de los Juegos han expresado en los últimos días su preocupación por la posibilidad de que el veredicto coincida con la cita deportiva, toda vez que sacudiría políticamente al país anfitrión.
Los sondeos difundidos por varios medios brasileños apuntan a la posibilidad de que Rousseff será declarada culpable y, por tanto, apartada del cargo.