Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Supervivientes del terror de Bruselas cuentan su experiencia desde el hospital

Con las manos y el rostro vendados por las quemaduras, Fanny, esta joven de 20 años, llegó unos segundos antes de que se produjera la primera explosión en el aeropuerto. "He visto heridos, he visto la muerte; a gente quemada", describía otra víctima que también se encontraba en la terminal aquel día. En el hospital militar donde muchos de ellos son tratados no olvidarán nunca el trágico 22 de marzo. Llegaban heridos con amputaciones, traumatismos, y con la piel carbonizada... Uno de los médicos, que ha estado en zonas de conflicto como Afganistán, afirma que es la primera vez que ve algo así en sus 20 años de servicio. Él fue uno de los primeros sanitarios en llegar al aeropuerto tras esta cruel masacre. El objetivo de los terroristas era causar el mayor daño posible, y por eso llenaron los explosivos con clavos, tornillos y trozos de metralla de más de cinco centímetros que han sido extraídos del interior de alguno de los heridos de los atentados.