Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos juegos contra Blair para paliar las deudas

A Tony Blair no se le da mal el tenis, dicen los que le conocen. FOTO: Archivo.telecinco.es
El Partido Laborista británico ha aprovechado la cercanía del torneo de Wimbledon para utilizar el tenis como recurso para sanear su maltrecha economía. Y es que jugar un encuentro con el ex primer ministro británico Tony Blair es el premio estrella que ofrecen los labortistas en una subasta destinada a recaudar fondos. Las finanzas del partido no habían estado tan mal en los más de diez años que lleva en el poder: sólo diecisiete personas donaron más de 1.000 libras (1.260 euros) en el primer trimestre del año.
Los laboristas han acumulado deudas del orden de los 24 millones de libras (más de 30 millones de euros) y para devolver ese dinero han solicitado la ayuda de algunas de sus estrellas: "Ofrecemos premios que normalmente no pueden comprarse con dinero", dijo al diario Richard Carbon, ex secretario de Estado para el Deporte y organizador de la cena de recaudación de fondos que se celebrará el próximo 10 de julio en Londres. The Guardian
El mayor premio, según el periódico, es justamente la posibilidad de disputar un partido de tenis con Tony Blair. El ex recaudador de fondos del Partido Laborista, lord Levy, que ha jugado muchas veces al tenis con el ex primer ministro, afirma que quienes osen enfrentarse a Blair lo tendrá difícil a menos que el que fuera jefe de Gobierno esté en baja forma.
"Tendrán que tener un gran ego y donar mucho dinero para poder luego presumir ante sus amigos. Tony es un tenista muy bueno, muy competitivo. Si flojos, su única esperanza es que Tony tenga un mal día", aseguró.
Otros premios por los que se puede pujar son nadar junto a David Williams, estrella de la serie de televisión "Littlle Britain", que ha cruzado a nado el Canal de la Mancha y el Estrecho de Gibraltar para recaudar fondos con fines benéficos, o una carrera con el ex secretario de Defensa lord Drayson en un Aston Martin DBRS9 ecológico.
A quienes se contenten con el papel de espectadores se les ofrece la posibilidad de asistir a una carrera de Fórmula 1 en cualquier lugar del mundo. También subastan dos entradas para ver un combate de boxeo con el campeón Joe Calzague o una invitación para almorzar con el técnico del Manchester United, Alex Ferguson, y asistir además a uno de sus entrenamientos.
JNP