Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las mantas o calentadores térmicos

Fernando Alonso vuelve a hacer de profesor en el Gran Premio de Bahrein. Esta vez nos explica cómo funciona uno de los elementos más importantes para el devenir de los neumáticos durante las carreras: Las mantas térmicas.
"Las mantas para las gomas son importantísimas. Sin ellas haríamos muy mal las primeras vueltas", explica Alonso mientras enseña una de ellas. El trabajo de los calentadores es imprescindible y las gomas "cogen unos 100 grados" de temperatura para mantener un estado óptimo y sufrir lo menos posible.
Están conectadas a una especie de minicomputador donde los mecánicos realizan los reglajes para darle la temperatura adecuada: "Las ruedas de agua normalmente suelen ponerlas a 60 grados. Las ruedas de seco a 90. Cuando hay problemas y las ruedas se calientan poco y tienes problemas en la primera vuelta para hacer el tiempo, llegan a ponerlas incluso a 110 grados".
Una vez las mantas están a la temperatura adecuada, se cubren con ellas las gomas y se conectan a un cable que no permite que se enfríen ni un momento. ¿Qué pasaría si Alonso saliera a rodar sin haber calentado los neumáticos con las mantas? "En la primera vuelta el coche sería inconducible. Con neumáticos fríos haríamos trompos sin parar y sería un auténtico desastre".
En los monoplazas y neumáticos de hoy en día, el trabajo de las mantas térmicas se antoja imprescindibles. Sin ellas no podrían competir.