Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los médicos confirman que el caso de la chica apuñalada sin darse cuenta es real

El pasado otoño, Julia Popova fue atacada por un hombre que intentó robarla el bolso. Ella forcejeó para evitarlo y acabó sufriendo un terrible apuñalamiento por la espalda. Pero la joven no sintió nada y, aún en estado de shock por el asalto sufrido, se fue a casa. Allí, sus padres comprobaron horrorizados lo que le había sucedido a su hija.
Según ha declarado al diario Daily Mail uno de los médicos que atendió a la joven, "esta foto es nuestra, ella estuvo aquí".Además, otros médicos que no han querido ser identificados, también han confirmado al diario que el caso es auténtico.
El cuchillo no dañó ni la médula ni las arterias
El cirujano jefe del hospital donde fue atendida, no quiso confirmar la identidad de Julia pero si afirma al Daily Mail que "el caso ocurrió el pasado otoño, ella caminó 40 minutos hasta su casa después de ser atacada", explica, "tuvo mucha suerte, el cuchillo estaba clavado en el hueso, no dañó ni la médula espinal ni las arterias, es un caso único y extraordinario".
Julia pasó más de una hora con el cuchillo en la espalda pero, una vez que los médicos le operaron y se lo extrajeron tuvo una recuperación sencilla y no tendrá secuelas de ningún tipo.
Los facultativos han reconocido, al Daily Mail, haber tomado la foto, pero no saben cómo llegó al diario ruso Tvoi Den, que es el que las ha hecho públicas.
El shock evita que se sienta dolor
El diario británico explica que una de las posibles causas de que Julia no se diera cuenta de que le habían clavado un cuchillo es que el cuerpo se protege a sí mismo sumiendo al individuo en un estado de shock. En esta fase, se reduce el flujo sanguíneo y se siente menos dolor.
Hay numerosos casos de víctimas de accidentes de coche que no saben que han perdido miembros del cuerpo, y lo mismo ocurre con algunos ataques de tiburón.
Lydia Ward, una adolescente atacada por un tiburón en Nueva Zelanda, explicó que "no me di cuenta de que me tenía en sus fauces, no sentí nada, entonces vi algo de sangre en el agua".