Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un obrero cobra un millonario premio de lotería porque la televisión se lo recordó

El hombre, de la ciudad de Taubaté, a unos 150 kilómetros de Sao Paulo, dijo que, aunque no revisó su billete, sabía que había sido el ganador porque lleva 20 años jugando a los mismos números. EFE/Archivotelecinco.es
Un obrero brasileño retiró hoy, al borde de cumplirse su plazo, un premio de lotería de 2,7 millones de dólares después de ver en la televisión que no había aparecido el ganador del sorteo.
Al recoger su dinero, el nuevo millonario explicó a la estatal Caixa Económica Federal (CEF) que la noticia que vio en la televisión de que estaba a punto de prescribir un premio millonario le recordó que él había sido el ganador y que tenía plazo hasta hoy para cobrarlo.
"Fue mucha suerte, si no hubiese visto las noticias en la televisión en la noche del lunes, ahora no sería millonario", declaró el hombre, según un comunicado de la CEF, que organiza el sorteo.
El despistado afortunado, obrero metalúrgico, dijo además que, por si fuera poco su olvido, cuando fue a buscar su boleto éste no estaba bajo la imagen de la virgen donde siempre lo guardaba.
"Salí desesperado a buscar el billete y descubrí que mi mujer lo había retirado de donde lo guardaba y (había) colocado una jarra de cerveza en el estante", declaró.
El hombre, de la ciudad de Taubaté, a unos 150 kilómetros de Sao Paulo, dijo que, aunque no revisó su billete, sabía que había sido el ganador porque lleva 20 años jugando a los mismos números.
Fue por eso que se limitó a comprobar que su combinación tenía más de 5,2 millones de reales (unos 2,7 millones de dólares) de premio.
"Casi tuve un paro cardiaco. Cuando se lo conté a mi mujer tuvimos que comprobar varias veces sin creer lo que estaba pasando", relató.