Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las mujeres casadas prefieren leer o dormir antes que tener relaciones sexuales

Parece ser que la mayoría de las mujeres casadas pierden el apetito sexual después del matrimonio. Más de la mitad de las encuestadas reconoce sin nigún tapujo que al caer la noche, están más entusiasmadas por dedicar su tiempo a la lectura, al cine o simplemente a dormir que por hacer el amor con sus maridos. Sin embargo, no todo son malas noticias para los hombres casados, ya que el 37 por ciento restante de las casadas aseguran que no existe ninguna otra cosa que deseen hacer más que acostarse con sus parejas.
La encuesta ha sido realizada por la Asociación de madres americanas a través de su web, iVillage, y también han averiguado que de las 8.000 mujeres encuestadas, más del 80 por ciento describieron su vida sexual como "predecible". Además, el 67 por ciento dijo que las posturas sexuales que practicaban con sus maridos eran muy repetitivas.
Por otra parte, un alarmante 45 por ciento confesaba que lo mejor que pueden decir de su vida sexual es que "no está mal", y más de la mitad de las mujeres preguntadas aseguraron tener fantasías sexuales con personas diferentes a su marido. Un tercio de las parejas casadas no han probado nada diferente en el apartado sexual desde hace más de un año.
Los expertos dicen que éstas situaciones son consecuencia de la 'vaguería' de ambos miembros de la pareja y de todas las nuevas distracciones que ofrece la vida moderna, según informaciones de la web DailyMail.
"Puedes decir que estás contento con tu vida sexual, pero en realidad, si noche tras noche coges un libro, ves la televisión, te metes en Facebook o te dedicas a cualquier tipo de actividad antes que enriquecer la vida íntima con tu pareja, a largo plazo, tu relación puede ser susceptible a cosas como la infidelidad" dice Ian Kerner, terapeuta de parejas. "Así que hay hacer del sexo el centro de tu relación".
Sin embargo, Kerns cree que fantasear con una persona que no sea tu pareja no es un problema: "En la privacidad de tu imaginación todo vale. Incluso si hay confianza en la pareja, puedes decir: ¡hey, estoy pensando en Brad Pitt!. Todo depende de cada pareja"