Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las mujeres con baja densidad de las mamas tienen un peor pronóstico en caso de cáncer

Investigadores de la Universidad de Finlandia Oriental y el Hospital Universitario de Helsinki han visto que las mujeres que presenta un tejido mamario de muy baja densidad tienen un peor pronóstico en caso de sufrir un tumor en esta parte del cuerpo.
De hecho, el estudio publicado en la revista 'Cancer Research' sugiere que el índice pronóstico de Nottingham, utilizado en estos tumores, puede mejorar si se incluye la densidad mamográfica y el estado del receptor 2 del factor de crecimiento epidérmico humano (HER2).
Los principales factores de pronóstico para este tumor son su tamaño y el grado de diferenciación, cómo se extiende a los ganglios linfáticos de la axila y el estado de los receptores hormonales. Sin embargo, todavía es necesario definir nuevos factores pronósticos más precisos para conseguir tratamientos más personalizados.
La densidad mamográfica (MBD) ha sido un tema de debate durante décadas pero los investigadores se han centrado principalmente en su importancia en la detección de la sensibilidad, el efecto y su estatus como un factor de riesgo para aquellos tumores que están ocultos. Así, se sabe que las mujeres con un tejido mamario muy denso tienen un riesgo entre 4 y 6 veces mayor de cáncer de mama.
En este caso se analizó el impacto de este marcador en aquellas pacientes que ya tienen el tumor. En total incluyeron 278 pacientes en las que se midió el valor pronóstico en función de las características mamográficas del tumor y del resto de factores pronóstico ya conocidos.
Así, vieron que cuando la densidad mamográfica era muy baja se podía considerar como un factor pronóstico independiente para el cáncer de mama relacionado con una peor supervivencia.
RELACIÓN CON EL HIALURONANO
Además, en el estudio también se evaluó la relación de este marcador con la capacidad de sintetizar el hialuronano (HA), una molécula presente de forma natural en casi todos los tipos de tejidos pero que, en el cáncer, su metabolismo puede cambiar y promover la progresión del tumor.
De este modo, se observó un fuerte vínculo entre la baja densidad de la mama y unas altas expresiones de HA y las enzimas que lo sintetizan, con una reducción dramática en la supervivencia del paciente exclusivamente cuando se producía dicha combinación.
Junto a esta baja densidad mamaria, la expresión positiva del HER2 también ha demostrado ser un factor pronóstico para el cáncer de mama independientemente del índice de Nottingham, que podrían incorporarse a un nuevo índice pronóstico llamado Índice pronóstico de Nottingham-Kuopio (KnpI) para conseguir un poder predictivo más alto.
"Dado que la medición de la densidad mamaria se está volviendo cada vez más común y la experiencia de los médicos es mayor, podría abrir las puertas a utilizar este marcador para predecir la evolución del paciente", ha destacado Amro Masarwah, autor del estudio.