Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi 40.000 mujeres embarazadas están en las calles sin asistencia ni agua

Unas 37.000 mujeres embarazadas se encuentran entre la población haitiana afectada por el devastador terremoto del 12 de enero, y sus vidas corren peligro por la falta de comida, agua potable y atención médica, advirtió la ONG CARE.
Además de las embarazadas, la situación también es crítica para un número indeterminado de madres recientes que están dando el pecho a sus bebés, así como para los propios recién nacidos, en un país donde la mitad de la población es menor de 18 años.
Los hospitales que no han quedado destruidos están al borde de su saturación e incapaces de atender a los miles de heridos que se agolpan ante sus puertas.
Por ello, CARE advierte de que las mujeres embarazadas que no pueden recibir asistencia médica corren un grave riesgo de complicaciones y de morir en el parto.
Ya antes del desastre, Haití contaba con la tasa más alta de muerte materna en la región, con 670 muertes por cada 100.000 nacimientos.
"Hay muchas mujeres embarazadas en las calles, así como madres dando el pecho a sus bebés", dijo Sophie Perez, directora de CARE en Haití.
"También hay mujeres dando a luz en la calle, directamente en la calle. La situación es muy crítica. Las mujeres tratan de llegar al hospital más cercano, pero la mayoría están llenos, y es muy difícil que puedan recibir los cuidados que requieren".
"Las madres y sus hijos pueden morir a causa de complicaciones por falta de atención médica", añadió.
En situación normal, los expertos señalan que aproximadamente el 15 por ciento de las mujeres embarazadas experimentarán una complicación que requiera una intervención médica, y esto es aún peor en caso de desastres.
La mayoría de las muertes maternas se deben a hemorragias, infecciones, abortos, largo o difícil trabajo de parto y problemas de hipertensión.
Para ayudar a estas mujeres, CARE considera prioritarios la distribución de tabletas de purificación de agua, la distribución de alimentos, y de kits de higiene con artículos como jabón, pasta de dientes así como compresas para las mujeres y pañales para los bebés.
Ayer, sábado, esta ONG distribuyó tabletas purificadoras de agua en tres centros sanitarios, suficientes para 12.000 personas durante una semana.