Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unas 16.000 mujeres mueren cada año en España por ictus, más del doble que por cáncer de mama

Unas 16.000 mujeres mueren cada año en España por ictus, más del doble que por cáncer de mama y hasta 14 veces más que por accidentes de tráfico, tal y como se ha recordado durante el taller 'Cómo mejorar la prevención del ictus en la mujer y en poblaciones de riesgo', celebrado en la Asociación de la Prensa de Madrid, con la colaboración de Bristol-Myers Squibb-Pfizer.
En esta sesión se ha abordado también la posible prevención de estos eventos cerebrovasculares, y su posible prevención con terapias innovadoras, como los anticoagulantes orales directos (ACODs). Allí, el jefe del Servicio de Neurología del Hospital Ramón y Cajal, Jaime Masjuan, ha recordado que el ictus constituye la primera causa de muerte en la mujer española y de discapacidad en el adulto, así como la segunda causa de muerte global y de demencia después de la enfermedad de Alzheimer.
Su origen principal está en muchos casos en la fibrilación auricular, un tipo de arritmia cardiaca que puede provocar la oclusión de una arteria del cerebro debido a un trombo o émbolo, coordinador científico del seminario.
"El colectivo más vulnerable son las mujeres mayores de 75 años, donde la fibrilación auricular puede llegar a ser la causante del 50 por ciento de los ictus más graves", ha señalado el experto, al tiempo que ha destacado la prevención como la medida "más importante", así como el acceso a los ACODs, que permiten una "mejor prevención, al ser más seguros y también eficaces en muchos contextos".
EL IMPACTO DE LA FIBRILACIÓN AURICULAR
Por su parte, el jefe de la Unidad de Arritmias del Hospital Puerta de Hierro, Ignacio Fernández Lozano, ha destacado el futuro impacto de la fibrilación auricular, recordado que el envejecimiento de la población, sobre todo el de las mujeres, cuya edad media supera ya los 83 años en España, va a disparar sin duda la prevalencia de esta patología, lo que debe, a su juicio, conducir a centrarse en aspectos como la prevención, y en poner a disposición de los pacientes los tratamientos más adecuados, como podrían ser los ACODs.
Del mismo modo, la cardióloga del Hospital de La Paz, Inmaculada Roldán, ha alertado de que el 40 o el 50 por ciento de los más de 800.000 pacientes con fibrilación auricular no valvular no están correctamente anticoagulados con 'Sintrom', lo que puede suponer un mal pronóstico, con aumento de la mortalidad, casos de ictus y de embolismos sistémicos.
Así, ha continuado apuntando que los ACODs pueden ser la opción clave en estos casos, a pesar de las trabas legales y burocráticas, como el actual informe de posicionamiento terapéutico (IPT) o el visado restrictivo en las comunidades autónomas que conllevan una situación de "inequidad" dentro del Sistema Nacional de Salud, con clara repercusión sobre los pacientes.
Durante el encuentro, la jefa de Hemostasia y Trombosis del Hospital Vall d'Hebron, Amparo Santamaría, ha centrado su intervención en los aspectos hematológicos y el estado actual de la anticoagulación.
"Estamos en una nueva era, con fármacos seguros que no requieren controles sin necesidad de controles exhaustivos. Lo prioritario, por tanto, es que la mujer se conciencie más sobre el riesgo de sufrir trombosis al que se enfrentan desde que entran en la edad fértil, detectar estos factores de riesgo, consultar con su médico y buscar las mejores opciones de prevención", ha recalcado.
Finalmente, la presidenta de la Federación Española del Ictus, Carmen Aleix, ha destacado el alto número de personas que siguen padeciendo ictus, unas 120.000 al año en España: "Cada 15 minutos una persona muere por un ictus. Las cifras no disminuyen, a pesar de la buena labor de los neurólogos y de las unidades de ictus todavía insuficientes en nuestro país. Un reto fundamental es la prevención y también poder contar con los recursos para la rehabilitación", ha zanjado.