Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mundo no se acabará en 2012

En ninguno de los 15.000 textos mayas existentes está escrito que en 2012 se producirán grandes cataclismos, ni fenómenos que llevarán a la destrucción del universo.telecinco.es
El mundo no se acaba en 2012 . En ninguno de los 15.000 textos mayas existentes está escrito que en 2012 se producirán grandes cataclismos, ni fenómenos que llevarán a la destrucción del universo. Lo asegura un científico mexicano que atribuye los rumores del fin del mundo a escritos esotéricos de la década de 1970.
El director del Acervo Jeroglífico e Iconográfico Maya (Ajimaya) del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México(INAH), Carlos Pallán, aseguró que solo en dos glifos hay "dos inscripciones" que señalan al 2012, pero "sólo como el final del periodo", lo que pudo ser el origen de los rumores apocalípticos.
Ante este cierre del ciclo los profetas modernos auguran que un agujero negro en el centro de la galaxia al alinearse con el sol romperá el equilibrio, y este último "arrojará una gran cantidad de partículas. Se modificará el eje magnético de la Tierra y las consecuencias serán nefastas".
El científico explicó que estas versiones apocalípticas fueron generadas en publicaciones esotéricas en los años 1970, en las que señalaban el término de la civilización humana para el 2012, fecha que coincide con el décimo tercer ciclo en el calendario maya y que corresponde al 21 de diciembre.
Los mayas "jamás mencionan que se vaya a acabar el mundo (...), jamás pensaron que el tiempo terminaría en nuestra época, lo que nos refleja la conciencia que alcanzaron sobre el tiempo, a partir del desarrollo matemático y de la escritura", precisó.
Pallán aseguró que "para los antiguos mayas el tiempo estaba conformado por ciclos y éstos tenían nombre y se podían personificar mediante imágenes de seres animados, por ejemplo, el ciclo de 400 años estaba representado como un ave mitológica".
El arqueólogo dijo que, no obstante, de acuerdo con los cálculos científicos actuales, la fecha astronómica precisa del fin de su ciclo sería el 23 y no el 21 de diciembre. También aclaró que los mayas legitimaban su poder mediante los calendarios y vinculaban a los gobernantes con esos ciclos y con dioses citados en relatos ancestrales o en mitos.