Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AMP- Andalucía acusa al Gobierno de "maquillar" cifras del déficit al imputar todo el gasto de la hepatitis C a las CCAA

Subraya que Andalucía ha cumplido de forma "muy razonable" en los últimos tres años por su "gestión eficaz"
La consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, ha acusado este jueves al Gobierno central de "maquillar" los datos del déficit en su propio beneficio al imputar a las comunidades autónomas todo el gasto de los tratamientos de hepatitis C, que en el caso de Andalucía suponen unos 200 millones de euros y 0,13 puntos de déficit.
En declaraciones a los periodistas en el Parlamento, la consejera andaluza ha explicado que el Ejecutivo imputa a las comunidades el gasto de los tratamientos (1.000 millones de euros) --pese a que luego les concede un préstamo con intereses de devolución para pagarlo-- para "no perjudicarse en sus cifras" y parecer que "son mejores cumplidores".
Así, ha afeado que se imputen más gastos a las comunidades autónomas para "echarles la culpa" y "aparentar" que éstas son las "incumplidoras" y ha reprobado la "animadversión hacia la gestión autonómica que está en el ADN del PP".
La consejera ha explicado a los periodistas que el dato de déficit enviado por la Junta al Gobierno fue del 0,81 por ciento del PIB, porcentaje que se desviaría muy poco del 0,7 por ciento fijado, pero a ese dato el Ministerio ha sumado 0,13 puntos por la imputación del gasto de los tratamientos de hepatitis C, "pese a que Alonso y Montoro se comprometieron a que los financiaría el Estado" y que "no se iban a imputar a las comunidades autónomas".
Además, el Gobierno central añade otro 0,19 correspondiente a los 265 millones de euros de la liquidación de la financiación de 2013, pese a que "Rajoy se comprometió a que no iban a computar para el déficit", ha denunciado la consejera.
Así las cosas, esas dos partidas suponen casi 500 millones de euros más de gasto y 0,32 puntos de déficit que hacen que, según los datos hechos públicos este jueves por el Ministerio, Andalucía aparezca como haber cerrado 2015 con el 1,13 por ciento de déficit.
"ANDALUCÍA CUMPLE DE FORMA MUY RAZONABLE"
A la vista de los datos, Montero considera que Andalucía ha cumplido "de forma muy razonable" con el objetivo de déficit en los tres últimos años, cuando ha estado "muy por debajo" de la media de las comunidades autónomas y del Gobierno de España. En esa línea, ha defendido que Andalucia "está demostrando una gestión eficaz y un manejo adecuado de los recursos públicos". "La administración es mucho más eficiente que otras comunidades autónomas o que el propio gobierno de España".
La responsable andaluza también ha hecho hincapié en la Junta está "tranquila" con las cifras obtenidas en lo que significan para las finanzas, la recuperación económica o la inversión y ha llamado la atención sobre la contribución de la región a los resultados nacionales. "Los buenos datos de España se deben a Andalucía, por su peso y volumen", ha dicho Montero, que considera que la comunidad está "en el camino correcto" y que "seguirá profundizando en este sentido".
No obstante, ha abogado por el establecimiento de una senda "más flexible" de consolidación fiscal, ya que, a su juicio, "en este momento se ponen objetivos difícilmente cumplibles". Así ha defendido que sería "conveniente" que el futuro gobierno sea "capaz" de dar a este tema "la prioridad que merece y empezar en serio una ronda de negociación con Bruselas que permita que las administraciones base no tengan que hacer una consolidación fiscal a costa de recortes en el Estado de Bienestar".
Tras denunciar que las comunidades autónomas no tengan capacidad para negociar en el reparto del déficit, Montero ha concluido llamando a un acuerdo para determinar "qué políticas son intocables, como la Educación, la Sanidad o la Política Social".