Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(AMP) Condenan a penas que suman 72 años de cárcel tres acusados de asaltar una casa y matar a su dueño en Cartagena

La Audiencia Provincial ha condenado a Jorge Antonio G.F, Juan Manuel R.L. y Joaquín S.S., como autores del asesinato de un empresario en Cartagena en la madrugada del 19 de septiembre de 2010, a la pena de prisión de 18 años cada uno.
Igualmente se les condena, por el robo con violencia, concurriendo las agravantes de disfraz, abuso de superioridad y reincidencia, a las penas de prisión de cuatro años y cuatro meses.
Finalmente, como autores penalmente responsables de un delito de tenencia de armas prohibidas, la Audiencia impone a Jorge Antonio y a Joaquín las penas de prisión de dos años y seis meses. Además, se establece una indemnización para los familiares del fallecido que supera los 280.000 euros.
La sentencia, de la que han sido ponentes José Manuel Nicolás, Miguel Ángel Larrosa y José Francisco López, considera probado que los acusados, "con ánimo de enriquecimiento ilícito" y aprovechando el conocimiento que Joaquín tenía del lugar, idearon un plan para acceder a la vivienda del empresario de 'Cárnicas Franvi' y su familia, en Cuesta Blanca (Cartagena).
En concreto, Juan Ramón y Jorge Antonio planearon que entrarían en la vivienda y amordazarían al matrimonio, Joaquín los esperaría en un vehículo y, una vez que terminaran, lo llamarían y los recogería, entregando Joaquín a los otros acusados las armas que iban a utilizar. A Jorge Antonio le dio una escopeta de cañones recortados, que cargó en ese momento, y a Juan Manuel un machete, armas que Joaquín tenía en su domicilio.
Con pasamontañas y guantes de color oscuro, accedieron a la vivienda a través del dormitorio del matrimonio donde se encontraban la víctima y su mujer. Los dos procesados "se abalanzaron sobre ellos y los ataron de pies y manos", concretamente a la víctima la ataron con las manos a la espalda y los tobillos con cita americana, por lo que era "completamente incapaz de oponer resistencia", y al tiempo que les exigían dinero les manifestaban que los iban a matar.
En esa situación Juan Manuel apuntaba con el machete a la mujer del empresario y Jorge Antonio con la escopeta apuntaba a éste, hasta que, en un momento dado, Juan Antonio salió de la habitación para ir a buscar dinero y en ese momento Jorge Antonio disparó en la cabeza de la víctima.
Según relata la sentencia, lo hizo "a cañón tocante y en todo caso a una distancia inferior a 70 centímetros, causando el fallecimiento" del empresario. A tenor de los hechos, huyeron del lugar y destruyeron e hicieron desaparecer la escopeta y el machete.
Como consecuencia del crimen, la mujer del empresario sufrió un cuadro ansioso depresivo que le ha originado un trastorno depresivo reactivo; sus tres hijas trastorno depresivo reactivo y el hijo, que con anterior padecía un trastorno adaptativo mixto, ha visto agravado este trastorno.