Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AMP-Torres-Dulce exige una Fiscalía alejada de la "contienda política" para que no se vea "teledirigida" por el Gobierno

Pide que sea cuestión de Estado mejorar su funcionamiento y Gallardón dice que se modificará el Estatuto de la Fiscalía más adelante
El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha exigido reforzar la autonomía del Ministerio Público para mantenerlo alejado de la "contienda política" y ha advertido de que los ciudadanos ven "inadmisible" una Fiscalía "teledirigida desde el Gobierno, ideologizada o al servicio de concepciones políticas determinadas".
En la presentación del Libro Blanco de la Fiscalía y rodeado del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y del presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, el máximo responsable del Ministerio Público ha apostado por un fiscal "servidor de la ley" que cumpla su función desde la "más absoluta imparcialidad" y desde "una posición autónoma".
"El objetivo debe ser el de mantener al Fiscal al margen de la contienda política y vincularlo a la lucha por la promoción de la justicia y el interés de la sociedad", ha afirmado Torres-Dulce ante un auditorio lleno de miembros de la Carrera Fiscal.
"Deben seleccionarse desde la racionalidad las causas en las que los fiscales deben intervenir. De otro modo, dilapidaremos un bien escaso y caro", ha añadido. A su juicio, el buen funcionamiento del Ministerio Fiscal debe ser una cuestión de Estado, ajena a "intereses partidistas o sectoriales" que exige por ello una convergencia integradora.
OBLIGACIONES DE LA FISCALÍA CON LA PRENSA
Torres-Dulce, que ha advertido de los "problemas" que sigue generando la descentralización organizativa y la especialización, ha apostado por aumentar la preparación de los fiscales y por dar la "relevancia" que se merece la relación con los medios de comunicación.
"El Ministerio Fiscal también tiene obligaciones para con los medios y en última instancia para con la sociedad, que tiene derecho a recibir información veraz sobre los sucesos de relevancia penal, respecto de los que ha declarado el Constitucional que "no cabe negarles el interés noticioso", ha explicado.
Eso sí, ha dejado claro que esta autonomía no significa que el organismo derive en una institución "autista de auditorías y ha apostado por una reorganización ahora que se viven "tiempos convulsos" con la revolución tecnológica, la "transnacionalización e hiperespecialización" del Derecho, las nuevas reformas legislativas y los "cada vez más exigentes ciudadanos" ante la Justicia.
En su turno de intervención, el ministro de Justicia ha respondido que la primera necesidad es modificar la estructura organizativa a través de la nueva Ley Orgánica del Poder Judicial, después toca el turno de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y seguidamente será hora de adecuar el Estatuto del Ministerio Fiscal a esa "nueva realidad orgánica y procesal".
"El poder contar con una reflexión severa, en el mejor sentido de la expresión, crítica, en el sentido inteligente de la misma, completa y participada por tantos y extraordinarios miembros de la Carrera es algo que constituirá una extraordinaria facilitación del trabajo al propio Gobierno", ha indicado.
Ruiz-Gallardón ha alabado la "profesionalidad y dedicación" de todos los miembros de la Carrera Fiscal y ha destacado especialmente el "indiscutido prestigio" de Torres-Dulce, al tiempo que ha destacado que la reforma del Estatuto del Ministerio Fiscal deberá "beber de las fuentes" del Libro Blanco.
A continuación, el presidente del órgano de gobierno, Carlos Lesmes, ha apostado por fomentar la "accesibilidad y transparencia" del Ministerio Fiscal, así como por una Justicia "más cercana" a los ciudadanos. En su opinión, en la Constitución subyace la voluntad de reforzar la "posición de imparcialidad y la estricta sujeción a la legalidad" del fiscal.