Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AN archiva el caso de un inspector de Policía porque no favoreció a la red aunque era amigo de un miembro

Dice que las "gestiones" realizadas en favor de su amigo no tienen relevancia penal ni van "más allá de los usos sociales"
La Audiencia Nacional ha archivado la causa seguida contra el inspector de Policía Nacional Miguel Ángel Gomez Gordo porque su "amistad" con uno de los miembros de la trama liderada por Gao Ping no ha implicado ningún trato de favor a las actividades de la red y las gestiones que realizó en favor de su "amigo", Yong Ping Wu Liu, no tienen "relevancia a efectos penales más allá de los usos y convenciones sociales".
La Sección Tercera de la Sala de lo Penal ha estimado el recurso que la defensa de Gómez Gordo presentó contra la decisión del juez Fernando Andreu de procesarle junto a otros cinco policías nacionales, entre ellos dos comisarios, y un agente de la Policía Municipal de Fuenlabrada, que se enfrentan a una petición fiscal de entre uno y siete años de cárcel por proporcionar información confidencial a Yong Ping Wu Liu a cambio de jamones, entradas de fútbol o cajas de vino.
Los magistrados Alfonso Guevara, Juan Pablo González y Fermín Echarri han acordado levantar la imputación por delitos de cohecho y tráfico de influencias que pesaba contra Gómez Gordo, que negó haber asistido a dichos encuentros deportivos ni haber viajado en clase business en un vuelo Pekín-Madrid pagado por la trama.
El auto, conocido este miércoles, se basa en las transcripciones telefónicas a las que ha tenido acceso ahora la Sala para asegurar que dichas conversaciones permiten comprobar que "no es cierto que el investigador exigiera a Yong Ping 4.000 euros cuando regresaba de un viaje oficial".
"Si bien es verdad que el referido realizó gestiones para un cambio de la fecha prevista para el regreso del vuelo profesional a Pekín o que incluso realizó gestiones ante un miembro de la compañía aérea para permitirle lo que se conoce como 'up grade' o cambio de clase sin coste adicional, no consta que dichas gestiones dieran un resultado positivo o una invitación ocasional para asistir a un partido de fútbol", añade.
En definitiva, los magistrados aseguran que no hay indicios que permitan considerar, "conforme a un juicio de probabilidad", que recibió alguna "contrapartida" o "abusó" de su cargo.
En este sentido, concluyen que su "amistad" con Yong Ping no ha "implicado ningún favorecimiento de las actividades u objetivos de la trama", ni cabe mantener que se haya apartado de los "parámetros normales en el desarrollo de su actividad profesional". La 'operación Emperador' estalló en octubre de 2012 cuando fueron detenidos un total de 83 personas.