Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ANC deja en "manos de los políticos" una lista unitaria y Ómniun Cutlural se desmarca

La presidenta de la ANC, Carme Forcadell, ha dejado en manos de los políticos una hipotética lista unitaria 'de país' en unas eventuales elecciones plebiscitarias, preguntada por su implicación en unos comicios: "No lo hemos hablado, lo dejamos en manos de los políticos a ver qué pasa, si no volveremos a hablar de ello".
En declaraciones a TV3 recogidas por Europa Press, Forcadell ha reclamado al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que convoque públicamente unas elecciones plebiscitarias después del 9 de noviembre: "Nosotros queremos el compromiso de que esto se hará, no hace falta que se pronuncie públicamente (el presidente Mas) hasta pasada la consulta".
"Si ahora sabemos la fecha, quizá esto hace que la participación no sea tan masiva como nosotros queremos", ha argumentado la presidenta de la ANC, que ha dicho a Rac1 que, de momento, no ha recibido ninguna llamada del Govern, pero ha confiado en Artur Mas, cuando ha dicho que éste tiene muy claro que las plebiscitarias se tienen que convocar.
OMINUN SE DESMARCA DE LISTA UNITARIA
Desde Òmnium Cultural, Muriel Casals ha subrayado que la unidad de los partidos no tiene porqué pasar por una lista unitaria: "El lado del 'sí' es muy plural y muy diverso".
"Mientras en el lado del 'sí' haya diferentes listas y esté expresado de forma muy clara cuál es la intención; si el que vaya a votar pueda votar sí y mucho de izquierdas, sí y un poco de izquierdas, sí un poco de centro o sí un poco de derechas, si esto está claro ya está bien, esto ya es unidad", ha zanjado Casals.
Tanto la ANC como Òmnium se comprometieron este domingo en un acto multitudinario a movilizar a los ciudadanos para que acudan a las urnas y el 9 de noviembre sea un éxito, pero a cambio exigieron que ese día sea la primera vuelta de unas elecciones catalanas que deben convocarse, como muy tarde, en los días posteriores a la consulta.