Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AUGC crea el primer sindicato para guardias civiles y se ampara en una reciente sentencia del Tribunal de Estrasburgo

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), mayoritaria en el Instituto Armado, ha anunciado la creación del primer sindicato para guardias civiles y se ampara para ello en una reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo. En España, mientras la Policía sí puede tener sindicatos al ser un cuerpo civil, el carácter militar de la Benemérita impide esta posibilidad y tan sólo están permitidas las asociaciones profesionales.
Según ha anunciado la AUGC en un comunicado, ya ha solicitado al Ministerio de Empleo la inscripción del Sindicato Unificado de la Guardia Civil (SUGC) "tras conocer las recientes sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (dictadas en los asuntos Matelly contra Francia y ADEFDROMIL contra Francia), en las que sentenció por unanimidad que la 'prohibición absoluta' de la existencia de sindicatos en el Ejército francés es contraria al Convenio Europeo de Derechos Humanos".
Según dice este colectivo, "los jueces de Estrasburgo han considerado, en ambas decisiones, que la libertad de asociación de los militares puede ser objeto de 'restricciones legítimas', pero no hasta el punto de prohibir de manera absoluta la posibilidad de constituir un sindicato y de adherirse a él".
Para la AUGC es "imprescindible constituir un sindicato profesional de los trabajadores públicos de la Guardia Civil". La AUGC retoma así las siglas del SUGC, que ya existió de modo clandestino en los años ochenta como precedente de la constitución de AUGC, en 1994. La desmilitarización de la Guardia Civil es uno de sus objetivos principales.
Asimismo defienden la necesidad de "conseguir para los guardias civiles los estadios de plena ciudadanía en todos los ámbitos, y muy singularmente en aquellos que tiene que ver con la legítima defensa de los intereses sociales, económicos y sociales de los trabajadores".