Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos seis policías nacionales vinculados presuntamente con la muerte de una persona

La Policía Nacional ha detenido en Cartagena, Murcia, a seis agentes del cuerpo presuntamente vinculados con la muerte de una persona el pasado mes de marzo, y que pertenecían a un mismo turno de "zetas" (coches patrulla) dependiente de la citada localidad murciana, según ha informado fuentes de la investigación.

Los arrestos de los seis policías nacionales se producen en el marco de la investigación abierta por la propia Policía para esclarecer la desaparición y posterior hallazgo del cadáver de un varón, que presentaba claras evidencias de violencia previas a la muerte. Desde su arresto se encuentran incomunicados y separados entre ellos. La mayoría de los arrestados han sido trasladados a las dependencias de la Jefatura Superior de Murcia.
Las fuentes consultadas indican que los investigadores trabajaron sobre una pista que situaba al fallecido aún con vida en el interior de un 'zeta' (coche patrulla). De hecho, la investigación fue abierta por la propia Policía, en colaboración con Asuntos Internos. Siempre según las mismas fuentes, los agentes de Asuntos Internos establecieron varios elementos de escucha en los 'zetas' en el marco de la investigación.
La investigación policial se está realizando por parte de agentes de la Brigada Local de Policía Judicial de Cartagena, de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Murcia, junto a la Unidad de Asuntos Internos de la Dirección Adjunta Operativa de la Policía Nacional. El Juzgado de Instrucción número 4 de Cartagena ha declarado el secreto de las actuaciones.
El fallecido
Diego Pérez Tomás es la identidad del hombre cuyo cadáver apareció el pasado 26 de marzo flotando en aguas de la playa de Cala Cortina, y que llevaba al menos diez días flotando en el mar, tras permanecer 16 días desaparecido. El pasado 13 de marzo un familiar de la víctima, con quien convivía en el mismo domicilio, denunció que el desaparecido había salido de casa dos días antes y que desde entonces no había vuelto a tener noticias sobre él.
Los familiares de este individuo llegaron a difundir por Cartagema carteles sobre la desaparación de su allegado, que vivía en la barriada Virgen de la Caridad de Cartagena, más conocida como 'La seiscientas'.
Su cadáver fue finalmente localizado varios días después flotando en la Cala Cortina, en la localidad murciana de Cartagena. Según ha informado este lunes la Dirección General de la Policía, el cadáver de este hombre presentaba claros signos de violencia sufrida antes de morir. El día de su aparición, la Policía Nacional informó de que habría que esperar a una serie de resultados, que podrían tardar días o semanas, para conocer la causa de su muerte.
Sorpresa en la familia
Enrique Pérez Tomás, hermano del fallecido, ha manifestado su "fuerte sorpresa" tras conocer la noticia de que seis agentes de la Policía Nacional han sido detenidos este lunes por su presunta relación con la muerte de su familiar. "La sorpresa ha sido muy fuerte, es increíble, es increíble, increíble", ha dicho en declaraciones el hermano del fallecido. "Ni remotamente podría haber pensado esto", ha añadido en relación al arresto de seis agentes.
Tal y como este hombre recuerda, la última vez que vio a su hermano fue en la cafetería que regenta. Fue a verle a su puesto de trabajo y después nunca más le volvió a ver. "Confíe en ellos (la Policía) y mira", ha dicho Enrique Pérez, al tiempo que ha recordado que cuando preguntaba por su hermano desaparecido un policía le dijo que "podría estar por otro pueblo llamado Los Mateos".
El propio desaparecido había llamado días antes de desaparecer a la Policía Nacional para alertar sobre las amenazas que había recibido de algunos vecinos, según informaron fuentes policiales. Hasta el lugar se desplazó una patrulla de la Policía Nacional que encontró al hombre en su domicilio, nervioso y excitado, pero no encontraron a ningún vecino ni a ninguna persona por los alrededores, por lo que los agentes se retiraron y continuaron su servicio ordinario.