Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AVT pide también la prohibición de la marcha por los presos de ETA prevista el sábado en San Sebastián

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) se ha sumado a la petición dirigida al juez de guardia de la Audiencia Nacional Eloy Velasco para que prohiba la celebración el próximo sábado de una manifestación en San Sebastián a favor de los presos de ETA con el lema 'Todos los derechos humanos. Euskal presoak Euskal Herrira'.
La AVT ha presentado en las dependencias judiciales la solicitud de prohibición de esta marcha, convocada por el colectivo Herrira, y que en su opinión puede constituir la comisión de un delito de enaltecimiento del terrorismo con la exhibición de de fotografías de estos reclusos, así como del miembro de ETA recientemente acercado al País Vasco desde una cárcel de León por motivos médicos, Iosu Uribetxebarria, condenado por el secuestro de Ortega Lara.
"La realización de dicha manifestación supondría una clara ofensa grave a la memoria de las víctimas", dice la asociación en su escrito.
La asociación Dignidad y Justicia pidió ayer al juez que desautorice la concentración y aseguraba en su escrito que el colectivo convocante, "bajo un engañoso aspecto de solicitar el acercamiento de los presos de ETA al País Vasco, no hace más que organizar actos de enaltecimiento de los mismos".
Dignidad y Justicia precisaba que la manifestación lleva varios años celebrándose en las fiestas del 'Aste Nagusia' y "en convocatorias anteriores se ha demostrado el ensalzamiento público de los presos de ETA siempre bajo el subterfugio de buscar un convocante aparentemente legal".
En la convocatoria de la concentración, que se celebraría en la zona de la playa de La Zurriola, se utilizan expresiones como "las medidas de excepción que se les aplican a los presos y presas y refugiados y refugiadas siguen vigentes, suponiendo la conculcación de esos derechos humanos", en referencia a la 'doctrina Parot'.