Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Absuelto de abusar de sus dos sobrinos menores por "profundas contradicciones" en sus declaraciones

La Audiencia Provincial de Sevilla ha absuelto a un hombre acusado de abusar sexualmente de sus dos sobrinos menores de edad debido a las "profundas contradicciones" en que incurrieron ambos en sus declaraciones, tanto respecto a los abusos que sufrieron como en cuanto al lugar en que acontecieron, a lo que se suma que "no existen huellas físicas" de los abusos.
En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Sección Séptima de la Audiencia Provincial absuelve a José María R.R. de los dos delitos de abusos sexuales que le imputaban la Fiscalía y la acusación particular, quienes pidieron para el acusado una pena de 20 años de cárcel.
El tribunal considera probado que, el 11 de diciembre de 2008, la madre de los menores denunció en la comisaría Sur de la Policía Nacional de Sevilla que sus hijos, tras una discusión mantenida entre ellos, le habían contado que habían sido objeto de abusos sexuales por parte de su tío en la casa de los abuelos paternos ubicada en Utrera.
Al hilo, la Audiencia señala que el acusado "en todo momento ha negado la realidad de los hechos", constituyendo la única prueba de cargo las declaraciones de los dos menores, los cuales incurrieron en "profundas contradicciones", tanto respecto a los abusos que sufrieron como en cuanto al lugar en que acontecieron.
NO EXISTEN HUELLAS FÍSICAS DE LOS ABUSOS
Respecto a lo que ambos manifestaron a la psicóloga del Eicas, el tribunal dice que "tampoco coinciden las conductas sexuales que dicen haber sufrido con lo declarado en la instrucción ni en el plenario".
A ello se suma que, de los informes médicos sobre las posibles lesiones y/o vestigios físicos que los abusos le pudieran haber causado a los menores, "se acredita que no existen huellas físicas que indiquen que hayan sido víctimas de abusos por penetración anal, a pesar de las manifestaciones incriminatorias de los menores".
"Extraña sobremanera que no se haya encontrado ningún signo físico de abuso sexual en uno de los menores, pues el mismo ha mantenido en todas sus manifestaciones que en varias ocasiones" fue víctima de penetraciones por parte del acusado, por todo lo cual "mantenemos una duda razonable sobre la realidad de los hechos", las cuales "se agudizan en atención al tenor de los informes médicos".