Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Absuelven al acusado de asesinar en 2009 a un hombre en un bar de Talavera de la Reina

La Audiencia Provincial de Toledo ha absuelto a J.M.I. de los delitos de asesinado y de tenencia ilícita de armas, cometido en el bar 'Nelly' de Talavera de la Reina en junio de 2009, coincidiendo así con el fallo del jurado popular que previamente también lo declaró inocente.
Según reza la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, el tribunal toledano absuelve a J.M.I de un delito de asesinato y tenencia ilícita de armas, del que le acusaba tanto el fiscal como la acusación particular, aunque precisa que la sentencia no es firme y frente a ella cabe interponer recurso de apelación ante la Sala de lo Penal y de lo Civil del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.
El tribunal rechaza toda la responsabilidad del acusado en la muerte de J.R.G, como coautor, por previo acuerdo con J.M, y como cómplice.
La Audiencia Provincial considera probado, de acuerdo con el veredicto del jurado popular, que el acusado, el 11 de junio de 2009, se personó a una hora no determinada en el bar 'Nelly' de Talavera, en unión de su tío, J.M, contra la que no se dirige el procedimiento por haber fallecido en diciembre de 2010.
En el bar se encontraba la víctima, J.R.G., que tras dirigirse a ellos diciéndoles "hola primos", inició poco después una discusión, aunque más tarde acusado y víctima consumieron juntos wisky y cerveza, y cocaína.
Poco después el acusado salió con su tío del bar para fumarse un cigarrillo de cocaína y al volver a entrar la víctima les dijo "me cago en tus muertos", palabras que llevaron a J.M a propinar a J.R.G. una bofetada, tras lo que la víctima sacó un puñal que portaba.
Algunas de las personas que estaban en el bar se interpusieron entre ambos, logrando que cesara la pelea, pero cuando ya estaban separados, J.M., de forma inesperada, sacó la pistola que portaba y disparo cinco veces contra la víctima, a la que alcanzaron tres balas, siendo una de ellas las que le produjo la muerte al impactar en su corazón.
Una vez realizados los hechos el acusado y su acompañante abandonaron el bar corriendo, siendo detenidos por agentes de la Policía Nacional que por allí pasaban.
Al acusado le intervinieron un puñal de 20 centímetros que ocultaba entre sus ropas, y a J.M. una navaja de 15 centímetros, que ocultaba en su axila, y una pistola apta para disparar, de la que no tenía licencia de armas ni guía.