Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acusados de enaltecer a ETA dicen que homenajeaban a los familiares, no a los presos

Los miembros del grupo municipal de ANV -ya disuelto- en Berriozar (Navarra) Fermín Irigoyen (i) y Ezequiel Martínez, durante el juicio hoy en la Audiencia Nacional por de un delito de enaltecimiento del terrorismo. EFEtelecinco.es
Tres antiguos concejales de ANV del Ayuntamiento de Berriozar (Navarra), acusados de homenajear a ETA durante las fiestas de dicha localidad en 2009, han asegurado hoy que con sus actos "sólo" mostraban "cariño y solidaridad" a los familiares de los presos vascos por su "complicada situación".
Así lo han manifestado Fermín María Irigoyen, Ezequiel Martínez Múgica e Izaskun Cebrián Mayayo en un juicio celebrado hoy en la Audiencia Nacional, en el que el fiscal Pedro Rubira ha mantenido su petición de 18 meses de prisión al considerar probado que los tres procesados son autores de un delito de exaltación del terrorismo.
En su informe de conclusiones definitivas, Rubira ha denunciado que la vista oral se haya convertido en "un monólogo" después de que los acusados se negaran a contestar a sus preguntas, y ha pedido al tribunal, presidido por Ángel Hurtado, que tenga en cuenta las declaraciones que realizaron los imputados durante la fase de instrucción.
La defensa, por su parte, ha pedido la libre absolución de Irigoyen, Martínez Múgica y Cebrián Mayayo, ya que en su opinión no se ha acreditado que ninguno de ellos ensalzara a ETA "en absoluto".
Además, ha señalado que sus clientes están enjuiciados porque "no gusta lo que hacen y no porque hayan cometido ningún delito", y se ha referido al caso como "una pataleta política" provocada porque el Ayuntamiento propusiera iniciar las fiestas de Berriozar de 2009 a ANV, organización disuelta después de que el Tribunal Supremo declarara su ilicitud en septiembre de 2008.
Los acusados, por su parte, han reconocido que participaron en el 'chupinazo' -acto inaugural de las fiestas de Berriozar- porque les "tocaba" y que, cuando se hizo pública la decisión del Ayuntamiento, varios grupos municipales protestaron y mostraron su descontento.
Por eso, ha dicho Irigoyen, ANV propuso al alcalde que fuese un 'kiliki' negro de Gigantes y Cabezudos quien lanzara el cohete "en nombre de todos los colectivos culturales" de la localidad, lo que indignó a otros partidos políticos, que organizaron una concentración en defensa de las víctimas de terrorismo una hora antes del acto oficial, según dos policías.
Los agentes también han informado al tribunal de que ANV "capitalizó en todo momento" el acto, ya que durante el lanzamiento del cohete Martínez Múgica estaba abrazado al 'kiliki' e incluso exhibió una pancarta en la que se leía en euskera "los presos vascos y los refugiados a casa".
En este sentido, Martínez Múgica ha indicado que esa "bandolera" la tenía en el balcón de su casa habitualmente y que con ella no quiso homenajear a ETA "de ninguna manera", sino que pedía que los presos de la banda cumplieran su condena en las cárceles más cercanas a su lugar de origen.
En su escrito de acusación, el fiscal Rubira mantiene que después del 'chupinazo', sobre las ocho de la tarde, se celebró una concentración en la que Irigoyen tocó el "arresku" en homenaje a los presos de ETA, tras lo que una persona identificada leyó una carta de un miembro de la banda condenado.
Además, señala que Martínez Múgica participó en otro acto en homenaje -un brindis- a los hermanos Ibai y Mikel Ayensa, que cumplen condena por pertenencia al comando etarra "Ekaitza", que llevó a cabo varios asesinatos, y a David Cebrián Mayayo, condenado también por colaboración con ETA.