Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ada Colau acuerda con Lesbos y Lampedusa ayuda técnica ante la crisis de los refugiados

Critica al Gobierno central y a la UE y sostiene que su acuerdo con Turquía es "inmoral e ilegal"
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha firmado este martes con los alcaldes de Lesbos (Grecia), Spyros Galinos, y la de Lampedusa (Italia), Giusepinna Nicolini, un acuerdo de colaboración entre ciudades ante la crisis de refugiados, mediante el que la capital catalana prevé prestar apoyo técnico, logístico y de promoción.
Técnicos municipales se desplazaron a Lampedusa y Lesbos para ofrecer la colaboración de Barcelona y lograr "una alianza no paternalista o asistencial, sino entre iguales, entre ciudades que no se resignan a una Europa deshumanizada", ha dicho en una rueda de prensa a la que han asistido los líderes municipales de CiU, Xavier Trias; de ERC, Alfred Bosch; del PSC, Jaume Collboni; de la CUP, Maria José Lecha, y el concejal de C's Paco Sierra.
Colau ha resaltado que este es un acuerdo marco que prevé colaborar con las dos ciudades mediante los servicios técnicos de Barcelona y también con el intercambio cultural y la promoción económica, además de "apoyo político para ayudar a llevar sus voces a Europa", dado el renombre internacional de la ciudad y su participación en organizaciones internacionales.
Ha anunciado que Barcelona ha sido escogida junto a otras cuatro ciudades --Madrid, Atenas (Grecia), Ámsterdam (Países Bajos) y Helsinki (Finlandia)-- para formar un grupo de trabajo sobre estrategias de integración de refugiados y migrantes, mediante el que la capital catalana pretende transmitir también las voces de ciudades como Lesbos y Lampedusa a la UE.
Tras destacar que el Ayuntamiento ha aprobado una partida de 200.000 euros más de ayuda a entidades humanitarias en zonas de tránsito, Colau ha dicho que el convenio es el inicio de una relación de colaboración y aprendizaje mutuo y para "alzar las voces de unas ciudades que quieren que la Mediterránea sea un espacio común de cultura, arte, ciencia y encuentro, cuando está en riesgo de convertirse en un enorme cementerio", tras lo que ha invitado a otras ciudades a sumarse a esta colaboración.
LA CIUDADANÍA, A LA ALTURA
"Hemos visto que los estados de Europa no estaban a la altura y no daban cumplimiento a sus obligaciones en materia de legislación referente al asilo, pero también hemos visto a la ciudadanía, a ciudades, a territorios y a pueblos de Europa que sí han estado a la altura y han sabido dar una respuesta no sólo ética y política, sino también material y práctica, haciendo todo lo que pudieran más allá de lo que dijeran las normativas europeas", ha defendido la alcaldesa.
Tras criticar que la cifra de 18 refugiados que ha acogido España es vergonzosa, ha destacado que Barcelona siempre ha sido una ciudad solidaria y comprometida con los Derechos Humanos y la vida en todo el mundo, y ha criticado que la ciudad esperaba una respuesta del Gobierno central pero no ha sido así: "La UE está fallando, el Estado español está fallando y está siendo cómplice de la muerte y el sufrimiento".
Ha recordado que el Ayuntamiento ha interpelado a instituciones --también al presidente del Gobierno central en funciones, Mariano Rajoy--, ha incrementado fondos de cooperación y ha reforzado el Servicio de Atención al Inmigrante, al Emigrante y al Refugiado (Saier) --que atendió 1.371 personas en 2014, el triple que en 2013, y ha doblado las plazas y ha aumentado los recursos--, pero ha dicho que la capital catalana ha hecho "todo lo que ha podido a nivel de ciudad, pero no es suficiente".
ALCALDE DE ATENAS Y REUBICACIÓN
Colau ha anunciado que este miércoles se reunirá con el alcalde de Atenas, Giorgios Kaminis, con quien abordará cómo afrontar la situación y planteará cómo trabajar en mecanismos de reubicación de refugiados entre ciudades, y que el mismo miércoles acompañarán a Galinos a un encuentro con la Fundación FC Barcelona, que también está dispuesta a colaborar, ha dicho.
Tras exigir "detener las estrategias de criminalización hacia los refugiados y quienes les ayudan" y criticar que este lunes se detuvieran a periodistas y activistas en Macedonia, ha detallado que la dirección de correo electrónico que el Ayuntamiento habilitó para canalizar las ofertas de ayuda a refugiados ha recibido 4.000 mensajes --además de llamadas y cartas por otras vías-- y que también han creado un boletín al que se han inscrito por el momento 3.300 personas.
Tras criticar la opacidad con la cree que está gestionando la situación el Gobierno central, ha confiado en que los Estados de la UE no ratifiquen el acuerdo planteado con Turquía, que ha tachado de "inmoral e ilegal", y ha expresado el apoyo del Gobierno municipal a la movilización prevista para este miércoles en la plaza Sant Jaume para rechazar este acuerdo.
NICOLINI Y GALINOS
Nicolini ha destacado que su objetivo es "unir fuerzas y, con este convenio, poner la piedra angular de una alianza entre municipios mediterráneos que usen su voz ante las autoridades europeas para decirles que el Mediterráneo no es un problema y no debe ser un cementerio, debe ser cuna de culturas, un espacio común donde no hay fronteras sino puntos de encuentro".
Tras agradecer el premio que ha recibido el Premi per la Pau que otorga la Associació de Nacions Unides a Espanya y la Diputación de Barcelona, Nicolini ha criticado que las medidas que ha impulsado la UE "no son verdaderas soluciones, sino acciones que atacan unos síntomas pero no la raíz del problema", y ha dicho que los refugiados no tienen alternativa y están condenados a emprender su viaje, tras lo que ha avisado de que están en juego miles de vidas.
El alcalde de Lesbos ha hecho un "llamamiento para que la gente no tenga síndromes de xenofobia", y ha destacado que la isla no ha perdido su belleza ni sus ciudadanos su riqueza interior con la llegada de refugiados, en sus palabras.
"Los políticos deberían ver el problema que se quiere solucionar. El problema son las bombas que caen en las cabezas de las personas, que son las víctimas, y no hay que dar facilidades a los traficantes" que organizan los viajes, ha aseverado Galinos.