Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aguirre echa balones fuera y culpa al Gobierno de la polémica del espionaje

El PP guarda silencio en torno a la presunta trama de espionaje en Madrid. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
Desde La Mañana de COPE Aguirre ha recordado que Zapatero declaró que iban a ganar fuese como fuese y ha puesto la mano en el fuego por todos los miembros de su Gobierno y también, por la Dirección Nacional del PP. Eso sí, ha vertido dudas sobre las intenciones de su adversario político en Madrid, Alberto Ruiz Gallardón.  Gallardón "tendrá que aclarar" si el Ayuntamiento tiene una unidad parapolicial, como se ha publicado, ha dicho Aguirre.
Tres departamentos de Seguridad
No parece lo único que hay que aclarar. Sería importante saber por qué en su Comunidad hay tres departamentos de Seguridad con la misma función. Aunque lo realmente sorprendente es que son departamentos autónomos que no se rinden cuentas entre sí ni se informan de sus actuaciones, según publica el diario "El País".
Para entender cómo se ha llegado a esa situación hay que remontarse a la llegada  a la Jefatura de Seguridad de Interior de Sergio Gamón, viejo conocido de Esperanza Aguirre. Su desembarco en ese puesto supuso que el hombre de confianza del consejero de Interior Alfredo Prada, descendiese un escalafón y quedase a las órdenes de Gamón. Desde que eso se produjo Prada dejó de recibir informes sobre la actividad del departamento  de Seguridad, que empezó a responder ante el vicepresidente regional y número dos de Esperanza Aguirre, Ignacio González.
Esta situación se mantiene cuando Francisco Granados llega a la Consejería de Interior en junio de 2007. Por eso Granados decide formar su propio grupo de seguridad: ficha a tres guardias civiles como asesores de seguridad en septiembre y unos meses después pone a Marcos Peña al frente del departamento. El organigrama se ha duplicado: ya existen dos departamentos de seguridad que responden ante distintas jefaturas pero que, en principio, deberían tener la misma función.
Granados trata de quitarse de encima a Gamón, de hecho lo destituye poniendo en su lugar a Enrique Barón, pero nada más sustituirlo se ve obligado a darle un cargo y crea un Área de Seguridad al frente de la que pone a Gamón.  Ya tenemos el triple organigrama y todo a cargo del contribuyente.
Quién ordenó hacer los dossieres
Quién está detrás de los informes que han dado carta de credibilidad a la trama de espionaje es la incógnita que falta por despejar. Según deduce el diario "Público", el dossier principal sobre González (habría dos informes sobre el vicepresidente) es un trabajo profesional que estaría fechado entre 2006 y 2007.
La propia Aguirre ha confirmado su existencia y ha dicho que el propio Rajoy lo conocía y que fue él mismo quien se lo comunicó, aunque no se hizo investigación alguna al respecto. Uno de los dossieres es un trabajo profesional en el que se documenta el patrimonio de González y se apunta  que lideraría un grupo de amigos que crean un negocio particular y que "obtienen beneficios extra de la Comunidad o el Canal de Isabel II" según el citado diario.
Según el periódico, los otros informes realizados tras el seguimiento al vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, o al ex consejero de Interior, Alfredo Prada, no parecen elaborados por la misma persona que realizó el de González. Los primeros parecen fruto de labores de contravigilancia: hay detalle de la agenda de los políticos vigilados pero no de su patrimonio o de sus relaciones personales, mientras que el exhaustivo dossier de González sí puede catalogarse de espionaje.     LA