Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alberto Fernández lamenta que en Cataluña se ha tratado de "silenciar" la violencia terrorista

El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha lamentado este viernes que "demasiadas ocasiones en Cataluña, cuando no silenciar, se ha pretendido relegar que ETA fue una pesadilla" también aquí, asesinando a personas y tratando de alterar la convivencia.
Lo ha dicho en la convención política del PP, donde ha participado en un acto junto con la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, María del Mar Blanco, hermana del concejal asesinado por la banda terrorista Miguel Ángel Blanco.
"Cataluña no es una realidad ajena a lo que ha representado ETA en nuestra democracia", ha sentenciado el concejal, que ha destacado que en esta comunidad la banda atentó contra uniformes de todos los colores, personas de distintas ideologías y ciudadanos anónimos.
Fernández ha aludido a la reunión que el exvicepresidente catalán Josep-Lluís Carod-Rovira mantuvo en el 2004 con miembros de ETA en Francia, para censurar que no fue allí a defender la libertad o la democracia, sino a pedir que con los atentados "no se perjudicara a la independencia de Cataluña".
Fernández Díaz ha recordado que fue uno de los objetivos de ETA, pero ha añadido que "gracias a Dios y a la Guardia Civil" no pudieron atentar contra él.
Ha pedido la unidad de la sociedad, las víctimas del terrorismo y los partidos democráticos contra el terrorismo, porque ha advertido de que la división de éstos es la "fortaleza" de ETA y su entorno que, según ha asegurado, está en una situación de absoluta debilidad.
"Si ellos no matan no es porque no quieren sino porque no pueden", ha concluido Fernández Díaz, que ha insistido en que la unidad de los demócratas es clave para afrontar el futuro del País Vasco.
También ha lamentado que en Barcelona no se ha hecho todo lo que se podía, ya que hace tres años en las Fiestas de Gràcia tuvo que ser el PP quien denunciara ante la Audiencia Nacional un acto por hacer un "brindis" de apoyo a terrotistas.