Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alberto Fernández (PP) apuesta por aplazar la candidatura de Barcelona

Antepone centrarse en el "invierno" de la crisis y plantea optar a los Juegos de 2026
El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha apostado este miércoles "como posibilidad cierta" por posponer la presentación de la candidatura de la capital catalana y el Pirineo a los Juegos de Invierno, y ha defendido que la prioridad ahora es la crisis.
"Si no está garantizado que la prioridad es el invierno de la crisis y no los Juegos de Invierno deberíamos poner sobre la mesa como posibilidad cierta aplazarlos", y no presentarse para el 2022 --el plazo vence este 14 de noviembre-- sino para el 2026, ha defendido en rueda de prensa.
El popular ha revelado que ha hablado de los Juegos con el alcalde, Xavier Trias (CiU), y se sitúa en la línea de las dudas que el viernes ya planteó el primer edil sobre la idoneidad de presentarse para el 2022: Trias afirmó que debe decidirse si optar a los del 2022, 2026 ó 2030.
Tiene la impresión de que Trias quiere reunirse antes con el Comité Olímpico Español (COE) y el nuevo presidente del internacional (COI), Thomas Bach, y ha añadido: "Esto de que Barcelona presentará candidatura para el 2022 no se puede decir que está hecho, al menos para el PP".
Fernández Díaz pretende que "ni un solo recurso" contra la crisis se destine a la candidatura, y plantea aspectos a tener en cuenta, como que el presidente del COI es bávaro --y Barcelona competiría con Munich-- o que para los de Verano de 2024 se perfilan capitales europeas.
PROYECTO BARCELONÉS
Fernández Díaz también ha reclamado que el proyecto sea verdaderamente barcelonés y que no se limite a ceder la marca al Pirineo, ante lo que quiere "tener la convicción de que los Juegos de Invierno estarán al servicio de Barcelona" y no servirán de pretexto para otros objetivos.
Al preguntársele si el contexto político marcado por la apuesta soberanista puede afectar a las aspiraciones de Barcelona, el popular ha concluido: "Si es una propuesta buena para Barcelona, Catalunya y España nadie debe tener ningún tipo de recelo".