Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alberto Fernández (PP) pide reformas legales contra trileros, 'top manta' y reincidentes

Reclama más control nocturno contra los "bocateros"
El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, ha considerado que es necesario endurecer las condenas contra los trileros, el 'top manta' y los reincidentes, ya que considera que la última reforma del Código Penal ha permitido que proliferen estas actividades.
En declaraciones a Europa Press este domingo, Fernández Díaz ha reclamado "reformas legales para combatir con eficacia estas prácticas" y modificar así la última reforma aprobada hace casi dos años con el apoyo en el Congreso de CiU y el PSOE, y promovida desde Barcelona por su actual alcalde, Xavier Trias (CiU), y su antecesor, Jordi Hereu (PSC).
En concreto, ha instado a "facilitar un cambio de criterio judicial", porque pese a que los trileros son detenidos por sus prácticas en la Rambla, después son puestos en libertad de manera inmediata porque no se aprecia engaño y sí un juego en lo que hacen, según el líder del PP.
Fernández Díaz también ha dicho que la última reforma despenalizó el 'top manta', por lo que dejó de ser considerado un delito si el valor del material no supera los 400 euros.
"Que sea una falta administrativa y no un delito ha permitido que prolifere", ha aseverado.
Asimismo, ha asegurado que "la lucha contra los reincidentes debe endurecerse", para que cumplan con la ley e ingresen en prisión.
El líder del PP en el Ayuntamiento ha subrayado que en materia de seguridad en las playas de la capital catalana "hay avances, pero no significa que se tenga que bajar la guardia contra la delincuencia".
PROLIFERAN LOS "BOCATEROS"
Según ha indicado, también se tiene que intensificar la vigilancia nocturna en las playas de Barcelona porque está proliferando la venta de bocadillos por parte de lo que el popular califica de "bocateros", personas que se dedican a venderlos en estas zonas y por el paseo Marítim.
Ha considerado que se trata de una "competencia desleal para la restauración y que no hay un control sanitario", ya que algunos bocadillos llevan mayonesa, por lo que el riesgo es mayor, según Fernández Díaz.