Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.) CiU cree que las cuentas no sirven para la recuperación ni para mejorar las relaciones con Cataluña

Pere Macías dice que una parte de la enmienda responde a falta de reforma de la financiación y Montoro responde que no ha tenido tiempo
El portavoz de Presupuestos CiU, Pere Macías, ha asegurado que las cuentas que ha planteado el Gobierno para 2015 no son las adecuadas para consolidar "la leve mejora" que ha experimentado la economía en los últimos meses ni para reconducir las "pésimas relaciones" presupuestarias entre Cataluña y España.
Así lo ha señalado Macías durante la defensa de la enmienda a la totalidad que ha presentado CiU a los Presupuestos de 2015 en el Congreso, donde ha dicho que el grupo catalán propondrá al Gobierno una batería de enmiendas con el objetivo de corregir las deficiencias del proyecto de ley.
Según Macías, la sociedad espera que las cuentas sean creíbles, contribuyan a resolver los problemas de los ciudadanos, den respuesta a las grandes problemáticas y sintonicen con los "anhelos colectivos de justicia, equidad y progreso", aunque el Gobierno no ha dado respuesta a estas necesidades.
De hecho, el Ejecutivo ha optado por reducir los recursos para financiar las prestaciones por desempleo parar ahorrar en esta partida el doble de lo que se reduce el paro y por elevar en sólo 450 millones la partida destinada a financiar políticas activas. "Tiene muy poca ambición en la lucha contra el paro", ha denunciado Macías, tras criticar también el bajo aumento de las pensiones.
Durante la réplica, Montoro ha asegurado que el Gobierno no se está financiando a costa del fin de las prestaciones de parados de larga duración, sino que hace justo lo contrario al trabajar con los agentes sociales para mejorar la cobertura de estos desempleados. Además, ha pedido a CiU que no niegue el carácter social de las cuentas porque las cifras lo demuestran. "Retire la enmienda. No tiene argumentos", ha dicho.
Macías ha criticado también las prioridades de inversión en las cuentas, la mala evolución de la política de I+D, la falta "clamorosa" de objetivos de industrialización y la actuación "casi obscena" del Gobierno con la cultura. A pesar de todas estas críticas, ha considerado que la versión más antisocial del Presupuesto tiene que ver con la política de "ahogo financiero" de las comunidades.
A su parecer, las regiones cuentan con objetivos de déficit demasiado exigentes en un momento en el que su capacidad de ajuste ha llegado "al límite". Así, ha propuesto a Montoro que corrija la distribución de los objetivos para 2014 y 2015 y le ha acusado de no creer en las autonomías y de buscar constantemente la recentralización.
Montoro, por su parte, ha rechazado de plano esta acusación y ha asegurado que el Gobierno sí cree en las autonomías y en los cimientos de un proyecto común en el que pueden estar todos pese a las diferencias ideológicas. "¿Cómo puede decir esto a estas alturas de la legislatura?", ha preguntado el ministro al diputado, tras recordar que el Ejecutivo ha movilizado 160.000 millones para mejorar la liquidez de las comunidades. "Y vamos a hacer más", ha avanzado Montoro, que completará la acción con nuevas reestructuraciones de deuda para favorecer la financiación.
Macías, por su parte, ha denunciado que el Gobierno haya negado a las comunidades la posibilidad de participar en el aumento de ingresos que han proporcionado las subidas de impuestos como el IVA y que ahora pida a las regiones que aumenten más sus impuestos. De hecho, CiU volverá a presentar una enmienda para que el aumento de ingresos proporcionado por el IVA y los Impuestos Especiales se reparta entre todos.
LA REFORMA DE LA FINANCIACIÓN, UN MANDATO LEGAL
Además, ha explicado que parte de la enmienda a la totalidad de CiU responde a la falta de reforma del sistema de financiación autonómica a pesar del compromiso asumido por el Gobierno. "No es un capricho, sino un mandato legal", ha recordado el diputado catalán a Montoro, que le respondido que no ha tenido tiempo para hacer este cambio.
En este sentido, el ministro ha dicho que reformará la financiación en cuanto pueda "en términos de recuperación y de aumento de recaudación". De hecho, ha resaltado que el PP está en contra del actual sistema, pero no ha podido reformarlo porque promover la recuperación y la reforma fiscal eran la prioridad.
En cualquier caso, se ha mostrado dispuesto a seguir abordando esta cuestión cuando haya recursos y cuando no sea un "elemento de agravio" entre territorios y ciudadanos. "Cuando se haga de forma constructiva", ha dicho, tras pedir a los grupos que trabajen en el clima positivo que se necesita para conseguirlo y para que Cataluña y el conjunto de los catalanes estén cómodos en una España "prospera". "Juntos podemos hacer muchas más cosas", ha subrayado.
LA REFORMA FISCAL EN CATALUÑA
Por otro lado, Montoro se ha referido a la mejora de ingresos que proporcionará la reforma fiscal en Cataluña. En concreto, ha asegurado que más de 270.000 contribuyentes dejarán de tributar por IRPF porque su cuota se quedará en cero al hacer la declaración (176.000 personas sólo en Barcelona).
Además, el impuesto dejará de existir para más de 126.000 residentes catalanes que ganan menos de 12.000 euros al año (92.000 en Barcelona) y más de 67.000 personas se beneficiarán de la bajada de retenciones para autónomos, 52.900 sólo en Barcelona, Por otro lado, casi 83.000 familias numerosas contarán con la devolución anticipada de 100 euros al mes y unas 41.700 familias podrán beneficiarse de los impuestos negativos.
A su juicio, si Cataluña fuera otro estado ni estaría creciendo ni creando empleo porque España es el gran mercado de Cataluña y cuando España respira, Cataluña respira también y actúa como uno de los grandes pulmones del país. "Estamos aquí para resolver los problemas de los catalanes y del conjunto de los españoles", ha aseverado Montoro, tras pedir a los grupos que se dediquen al crecimiento y la creación de empleo y no a otras consideraciones políticas.
UN TRATO INJUSTO PARA LOS CATALANES
Macías, por su parte, ha señalado que el Presupuesto podría y debería contribuir, si no a resolver el grave contencioso entre Cataluña y España, al menos a crear las condiciones para plantear soluciones de futuro y "como mínimo" no deberían agravar la percepción de trato injusto con los catalanes.
"Cosa que por desgracia sí sucede", ha lamentado Macías, que ha señalado que el desdén del Gobierno hacia Cataluña es uno de los elementos que más ha radicalizado las posiciones de una gran mayoría de los catalanes y ha pedido a Montoro que modifique los Presupuestos para corregir, entre otras cosas, las injusticias específicas que afectan a la Generalitat en relación con la actuación inversora del Estado.
Según Macías, no se comprende la razón por la que el Estado se muestra de forma "tan avara" con Cataluña para impedirle una financiación más justa. "No creo que esa actitud de tensar hasta el límite las finanzas de la Generalitat convenga al Estado", ha dicho, tras asegurar que las regiones "merecen más" y que Cataluña, sin duda, "merece otro trato".