Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aprobado el Plan Hidrológico para Baleares con una inversión de 2.700 millones hasta 2027

La mayor parte de la inversión se destina a saneamiento y depuración
El Consejo de Ministros ha aprobado, mediante un Real Decreto, del Plan Hidrológico de la demarcación de Baleares con una inversión total. Para el primer ciclo temporal, hasta 2015, se prevé una inversión total, entre todas las Administraciones, de más de 145 millones de euros, de los que 133 millones de euros se destinarán a infraestructuras.
En concreto, la mayor parte de la inversión a ejecutar en los próximos años se destina a mejoras en el saneamiento y la depuración (106 millones de euros), especialmente a la mejora del saneamiento de la Bahía de Palma.
Complementariamente, el Plan incluye diecisiete programas de acción específica, dirigidos especialmente a la mejora de la información hidrológica y del censo de aprovechamientos, a mejorar la gestión de las aguas subterráneas con acciones generales de control y concretas de recarga, a la reutilización de aguas regeneradas, a la previsión y defensa frente a inundaciones y sequías y a la integración de nuevos recursos no convencionales. Figura también un programa específico sobre actuaciones e infraestructuras en aguas costeras.
INFORMES FAVORABLES
El Plan Hidrológico es el elemento básico de gestión de una demarcación hidrográfica y tiene como objetivos "conseguir el buen estado de las aguas y la adecuada protección del dominio público hidráulico". Asimismo, el Gobierno recalca que "marca las pautas para atender las demandas de agua respetando el equilibrio y la armonización del desarrollo regional y sectorial".
Ha sido elaborado y propuesto por la Comunidad Autónoma, competente en materia de planificación hidrológica al tratarse de una cuenca que se desarrolla íntegramente en su territorio (intracomunitaria). Fue informado favorablemente por el Consejo Nacional del Agua el pasado 29 de julio y la Dirección General del Agua elevó el plan al Consejo de Ministros tras comprobar que se ajustaba a las prescripciones de la Ley de Aguas.
Con éste ya son quince los planes hidrológicos impulsados por el actual Ejecutivo, once de ellos ya aprobados por Real Decreto (Duero, Cantábrico Occidental, Cantábrico Oriental, Guadiana, Guadalquivir, Miño-Sil, Galicia-Costa, Tinto-Odiel-Piedras, Guadalete-Barbate, Cuencas Mediterráneas Andaluzas y el aprobado hoy), y tres en su última fase administrativa tras el informe favorable del Consejo Nacional del Agua (Ebro, Ceuta y Melilla), a los que se suma el proyecto del plan del Júcar, desde el pasado mes en información pública.