Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Artur Mas declarará mañana por videoconferencia en el juicio del asedio al Parlament

El presidente de Cataluña, Artur Mas, declarará mañana, jueves, por videoconferencia desde la sede de la Generalitat en el juicio que celebra la Audiencia Nacional contra 19 acusados de asediar el Parlament el 15 de junio de 2011.
La Fiscalía pide cinco años y medio de cárcel por delitos contra las Instituciones del Estado y atentado contra la autoridad, mientras que la acusación popular, ejercida por Manos Limpias, solicita nueve años de prisión para cada uno de ellos.
La cuarta sesión del juicio se reanudará con el testimonio del líder catalán, que tuvo que recurrir a un helicóptero de los Mossos d'Esquadra para lograr acceder a la Cámara autonómica y asistir al debate y la votación de los presupuestos catalanes.
Desde la sede de la Generalitat también declarará el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Santiago Vila. Tras él, lo harán desde el Tribunal Superior de Justicia a través de videoconferencia el parlamentario de CiU Jordi Turull y el exconsejero socialista Ernest Maragall.
Este jueves también han sido citados varios mossos y tres testigos directos del bloqueo al Parlament ocurrido después de que miles de indignados tomaran el perímetro del parque de la Ciutadella para protestar contra los recortes e impedir que los parlamentarios votaran los presupuestos.
La declaración de la presidenta del Parlament, Nuria de Gispert, ha sido retrasada al próximo 25 de abril por encontrarse convaleciente tras una operación quirúrgica. De Gispert llegó también en helicóptero, un aparato que efectuó cerca de diez vuelos para trasladar a una treintena de diputados, mientras otros lo hacían en vehículos oficiales.
"CONVERGENTES, OS VAMOS A MATAR"
Nueve parlamentarios ya han relatado ante el tribunal las agresiones, los insultos y la intimidación que sufrieron aquel 15 de junio y cómo los manifestantes lograron alterar el normal desarrollo de la sesión plenaria.
La diputada de CiU Ana Isabel Marcos ha recordado la crisis de ansiedad que sufrió, Gerard Figueras ha relatado las "patadas, escupitajos y golpes" que recibió, Antoni Fernández ha indicado que el vehículo oficial de Artur Mas fue zarandeado y el exparlamentario invidente Josep Maria Llop ha señalado que los exaltados quisieron arrebatarle el perro guía mientras gritaban: "Convergentes, os vamos a matar".
Por su parte, los diputados de ICV Salvador Milá y Joan Boada junto al exparlamentario de Solidaritat Catalana per la Independencia Alfons López Tena han rebajado la tensión, asegurando que no fueron agredidos físicamente ni sintieron que la situación fuese peligrosa a pesar de que les han mostrado varias imágenes y vídeos en los que se podía observar a varios manifestantes siguiéndoles e increpándoles durante su recorrido al Parlament.
Los incidentes se produjeron en el contexto de una manifestación convocada bajo el lema 'Paremos el Parlament. No dejaremos que aprueben recortes' y después de que durante la noche desconocidos pusieran materiales de obra --como vallas, hormigón, cuerdas y maderas-- en las puertas de acceso al recinto parlamentario para evitar el acceso de los diputados, según el escrito de conclusiones provisionales de los fiscales Teresa Sandoval y José Perals.