Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ascienden a dos militares que fueron rescatados tras 10 años en poder de las FARC

El ministro interino de Defensa y comandante de las Fuerzas Militares, el general Freddy Padilla de León (i), felicita a Juan Carlos Bermeo (2 i) durante la ceremonia de ascenso que se realizó en la escuela militar José María Córdova. EFEtelecinco.es
El Gobierno colombiano ascendió hoy en la jerarquía militar a dos oficiales del Ejército, que fueron rescatados hace once meses luego de permanecer diez años secuestrados a manos de la guerrilla de las FARC.
Los ex rehenes Juan Carlos Bermeo y Raimundo Malagón recibieron los grados de mayor y capitán, respectivamente, en una ceremonia encabezada por el ministro interino de Defensa y comandante de las Fuerzas Militares, el general Freddy Padilla de León.
Otros 19 oficiales del Ejército y la Infantería de Marina fueron ascendidos al grado de coronel en este mismo acto, que fue celebrado en una escuela de cadetes de Bogotá.
Bermeo y Malagón fueron rescatados el 2 de julio de 2008 junto a la colombofrancesa Íngrid Betancourt, tres estadounidenses y otros nueve miembros de la Fuerza Pública colombiana que las FARC mantenían en las selvas del departamento del Guaviare (sureste).
El rescate lo realizaron unidades del Ejército en la llamada "Operación Jaque", acción encubierta en la que se utilizaron dos helicópteros con características para una supuesta misión humanitaria.
Los quince hacían parte de un grupo de personas que las FARC mantienen secuestradas con el objetivo de canjearlas por medio millar de guerrilleros presos, mediante la negociación de un acuerdo humanitario con el Gobierno del presidente Álvaro Uribe.
Por discrepancias que han sido insalvables, las partes no han asumido la negociación de este acuerdo, del que depende la suerte de 22 militares y policías que siguen en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Los oficiales Bermeo y Malagón resistieron la "opresión del secuestro" con coraje y férrea voluntad, sin abandonar los valores militares, destacó Padilla, para quien esta actitud los convirtió en "símbolos para todos los colombianos".
El jefe castrense agregó que los dos "soportaron con dignidad el cautiverio y representaron, en medio de la selva y de la infamia del secuestro, como oficiales de Colombia, los valores que les inculcaron en la Escuela Militar de Cadetes".
En este contexto, Padilla recordó las palabras que Malagón pronunció ante un supuesto periodista de la "Operación Jaque".
"Tengo solamente una cosa que decir: he estado encadenado durante diez años. Yo soy el teniente Malagón, del glorioso Ejército Nacional de Colombia", afirmó entonces el ahora capitán.
Es algo que "ha pasado a la historia un ejemplo de valentía y dignidad", dijo Padilla.