Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Askatasunaren Bidean reprocha a Otegi su "viraje" y cree que Sortu lleva "al pueblo a la desvergüenza y el descrédito"

Fomentará un debate del que nazca "un nuevo movimiento de liberación" y quiere lograr "una memoria" que no lleve a la IA a "la liquidación"
Askatasunaren Bidean, el recién constituido colectivo de expresos y exhuidos de ETA, ha reprochado al ahora candidato a lehendakari por EH Bildu, Arnaldo Otegi, "su viraje ideológico", y ha destacado que Sortu lleva al pueblo vasco "a la desvergüenza y el descrédito más absoluto".
Además, ha asegurado que fomentará un debate del que nazca "un nuevo movimiento de liberación" y quiere lograr "una memoria" que no lleve a la izquierda abertzale a "la liquidación", como, a su juicio, está haciendo ahora la formación liderada por Hasier Arraiz. Asimismo, ha asegurado que el colectivo de presos "está sufriendo presiones ingentes de Sortu para que se acepte la legalidad".
En una entrevista concedida al digital La Haine, recogida por Europa Press, un portavoz de Askatasunaren Bidean ha afirmado que el proceso para su creación empezó a principios de enero como reacción "al camino emprendido por la izquierda abertzale reformista".
"Cuando vimos que nuestra lucha de 55 años la estaban llevando al total desistimiento, al liquidacionismo y a la traición, vimos la necesidad de que había que volver a retomar los principios ideológicos de la quinta asamblea y recuperar el espíritu de Altsasu del año 1978, cuando se fundó Herri Batasuna", ha destacado.
Askatasunaren Bidean ha subrayado que "el tema de la lucha armada no ha estado en ningún momento en los debates ni está en ningún documento". En este sentido, ha abogado por "recuperar la lucha en la calle, los movimientos sociales, y volver a levantar el movimiento de liberación nacional y la izquierda abertzale de forma horizontal y sobre las bases ideológicas que en su día se colocaron". "Las formas de lucha no nos corresponde a nosotros decidirlas, les corresponderá a las próximas generaciones", ha aseverado.
MEMORIA
El dirigente de 'Askatasunaren Bidean' ha subrayado que, "en estos momentos en los que se está reescribiendo la memoria y se están contando cosas que son medio verdades y muchas que son mentiras", pretenden que "dicha memoria se escriba correctamente tal cuál sucedió, y no cómo algunos pretenden para sus intereses políticos o para llevar a la izquierda abertzale a una total liquidación".
También ha mostrado su respaldo y respeto "al colectivo de presos, refugiados y deportados", y ha indicado que tienen claro que "a todo aquel represaliado que no esté dejándose llevar por la línea oficial de Sortu, no le vamos a dejar tirado".
Además, ha asegurado que están "en contacto con diferentes movimientos en los que se está dando un debate profundo" para ver "qué forma ideológica y organizativa puede coger de nuevo la izquierda abertzale y el movimiento de liberación nacional".
En ese sentido, ha asegurado que "nada más lejos de la realidad" que puedan convertirse en un partido político porque es "una organización totalmente asamblearia".
OTEGI
Sobre las declaraciones de Arnaldo Otegi, en las que se refirió a este nuevo proyecto como "marginales y anclados en el pasado", el portavoz de este colectivo ha acusado a Sortu de llevar "al liquidacionismo" todo lo que han defendido "ideológicamente en estos 55 años, en nueve años de cambio de paradigma y de estrategia".
También ha lamentado que "se esté aceptando la versión del juez Garzón y los tribunales españoles" de que 'todo es ETA', en alusión a los acuerdos judiciales que se alcanzan con miembros de la izquierda abertzale procesados.
"Esas personas que están 'reconociendo el daño causado' no tienen por qué pedir perdón o reconocer ningún tipo de daño, ya que han pertenecido a la parte política y no son los actores que han ejercido, en su momento, la lucha armada", ha subrayado.
"El señor Otegi, él sabrá por qué ha hecho tal viraje ideológico. Él, en sus declaraciones, lo que viene a decir es que todo el camino recorrido política e ideológicamente por este pueblo a través de la lucha en la calle, de la movilización de masas, etcétera, no ha servido para nada", ha señalado.
Por ello, ha rechazado este discurso y considera que "hay que recuperar ese capital político y humano porque a este pueblo se le está llevando a la vergüenza y al descrédito más absoluto". "Hay indignación., la gente está cabreada", ha dicho.
Además, ha indicado que el hecho de si son "marginales o no marginales", para ellos "es una cuestión anecdótica". "Aquí lo que importa es la coherencia política y que recuperemos el contacto con la calle y las calles con movilizaciones de lucha, tanto con el tema de la amnistía o la independencia", ha precisado.
"CRITICAR A SORTU"
Tras apuntar que no se centrarán "en criticar a Sortu", ha manifestado que han decidido realizar su camino "al margen". Sobre el documento que el colectivo presentó el pasado sábado, ha recordado que "no es un documento cerrado".
"Tiene que ser un documento que salga a la calle y se debata, para que de ahí pueda nacer una nueva unidad popular y un nuevo movimiento de liberación que enfoque la lucha de Euskal Herria hacia el siglo XXI y no hipoteque las generaciones futuras ni las de vías de lucha o de debate", ha apuntado.
Además, ha rechazado que estén, "de ninguna de las maneras, presionando a ningún colectivo de represaliados". "En estos momentos, el colectivo de presos está sufriendo presiones ingentes por parte de Sortu para que se acepte la legalidad. Nosotros hemos dicho que vamos a respetar el camino que cada represaliado tome, pero lo que no aceptamos es que Sortu esté presionando en las cárceles para que se tome esa vía de aceptar la legalidad española", ha dicho.
En este sentido, ha criticado que se dijera que el colectivo de reclusos "tomaría parte en el debate del proceso Abian, cosa que no ocurrió, y el señor Rufi Etxeberria salió a la palestra antes de haber enviado el documento a las prisiones marcando la línea a seguir por el colectivo".
ETA
'Askatasunaren Bidean' ha manifestado que, para ellos, "el fin de la lucha armada fue en noviembre de 2009 con la mesa de Altsasu". "Nosotros desconocemos lo que queda o no de ETA, respetamos como un agente político lo que puedan decidir, pero no entramos a valorar las críticas que en nombre de ETA se están haciendo", ha afirmado.
"Sobre las críticas del EPPK y las movilizaciones que han llevado a cabo en los últimos meses, hay una cuestión clara: en el EPPK no hay debate por que no se está permitiendo el debate, los que tenían que permitirlo no lo están dejando realizar", ha subrayado.
También ha recordado que "el EPPK tiene portavoces, pero no tiene dirección, y quien, de alguna manera está gestionando eso, es Sortu, porque ellos se han otorgado el papel de la vanguardia en la izquierda abertzale reformista".
En cuanto al planteamiento que realizaron en Usurbil muchos de sus excompañeros presos, ha remarcado que "lo hicieron de buen grado para dar un apoyo al colectivo, pero lo que en un principio podía ser una iniciativa de unos expresos, se ha convertido en algo que Sortu ha dirigido para sus objetivos políticos".
Todo ello, a su juicio, ha llevado al resultado de que, "como reconoce el propio Otegi, es que no hay proceso". "¿Cómo se puede decir que no hay proceso y a la vez decir que hay que ir hasta el final con el proceso?, ¿cómo se puede decir, en el tema político-económico-social, que quiere un estado 'decente' o un estado 'digno'?. Palabras como justicia social, ciudadanía o estado decente traducen ideología blanda", ha añadido.
A su juicio, "el pueblo debe salir a la calle a reivindicar su dignidad como pueblo como nación, y como clase rompiendo las barricadas de la dominación".
"Jamás asumiremos el interclasismo, que bajo ese neo-abertzalismo, pijo buenista y posmarxista, encubre la vieja rendición reformista ante valores e instituciones del sistema y su imperio", ha concluido.