Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ayuntamiento de Madrid anula el cobro de 30.469 euros en multas a una empresa por "notificación defectuosa"

El Ayuntamiento de Madrid ha procedido a anular 24 multas de tráfico emitidas contra una empresa de la capital, por importe de 30.469 euros, al estimar un recurso de los servicios jurídicos de la entidad Dvuelta por "notificación defectuosa".
Según detalla la entidad en un comunicado, el Consistorio "reconoce" que "no puso los medios necesarios" para intentar la notificación de un conjunto de multas había impuesto a dicha empresa y estima, en consecuencia, el recurso de reposición gestionado por DVuelta.
El concepto de la totalidad de los 24 expedientes de que constaba la vía ejecutiva (acción previa al embargo) era "falta de identificación del conductor".
Dvuelta sostenía en su recurso que, de acuerdo con los estipulado por la Ley, cuando una infracción "no es notificada en el momento" por un agente, el titular del vehículo debe informar a la Administración de quién lo conducía en el momento de la comisión de la supuesta infracción.
"Esta obligación es especialmente preceptiva en el caso de que un vehículo esté a nombre de una sociedad mercantil, que, como persona jurídica, ni conduce, ni infringe las normas de circulación", indica la entidad.
Por ello, el titular del vehículo debe recibir previamente una notificación en la que se le requiera dicha identificación y entregarla "por todos los medios posibles". En este caso, el Ayuntamiento se limitó a intentar la notificación en el domicilio que la empresa tenía registrado en la Dirección General de Tráfico, que ya no era hábil a tal efecto.
Luego devino una notificación por vía edictal (en el Boletín Oficial), medio que la Ley otorga a la Administración, pero con carácter "excepcional", para realizar la notificación.
Dvuelta indica que cuando se procedió al embargo automático de cuentas corrientes y otros bienes por impago, sí se localizó la dirección correcta de la empresa.
Ante la reclamación de Dvuelta, el Ayuntamiento ha decidido anular los expedientes y dejar sin efecto su cobro. Con ello, se evita iniciar un proceso contencioso-administrativo en vía judicial.