Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ayuntamiento de Madrid investigará los insultos en la protesta contra su el delegado de Seguridad

El delegado de Salud, Seguridad y Emergencias de Madrid, Javier Barbero, ha anunciado este martes la apertura de una investigación para determinar si los insultos recibidos en la protesta de esta mañana por parte de unos 300 policías municipales fuera de servicio pudieran incitar al odio.
Entre los insultos que ha recibido, el delegado ha citado algunos como "rojos de mierda" y "perroflauta". La protesta se ha debido a los cambios previstos en el Cuerpo y que ha acabado con él y su equipo acorralados en un bar de la calle Bordadores. Su coche ha sido zarandeado y una periodista ha recibido un manotazo mientras grababa la protesta con su teléfono móvil.
El edil ha señalado en rueda de prensa que se ha producido una "clara extralimitación" de la protesta, donde lo que se escuchaba eran "consignas ideológicas". Sus primeras palabras han sido para defender el derecho a la protesta como "elemento central del funcionamiento óptimo de una democracia y más en defensa del derecho de los trabajadores". Ha continuado agradeciendo el trabajo de los sindicatos en la línea de controlar a las instituciones y ha avanzado que seguirán en la "interlocución y escucha mutua" con ellos.
Javier Barbero ha destacado que lo que ha sucedido esta mañana ha sido una "clara extralimitación de la protesta", donde "fundamentalmente" se han escuchado "consignas ideológicas". "Llama la atención que en una concentración por motivos laborales, las consignas centrales hayan sido ideológicas", ha lanzado. Esto le suena a "ataque político al gobierno de la ciudad y a su propuesta de cambio".
Entiende que los cambios generan "resistencias" pero que hay líneas rojas que no deben cruzarse nunca, por ejemplo los insultos que ha recibido como "hijo de puta", "rojos de mierda" y "perroflauta". Los dos últimos "tienen una función muy concreta de nombrar una determinada manera de entender" lo que significa Ahora Madrid, ha apuntado. En este punto, el delegado ha anunciado que hablará con los policías para "comenzar una investigación sobre la posibilidad de que se haya estado incitando al odio con esos insultos".
También ha remarcado que, al menos, se han producido siete encuentros con los sindicatos policiales, "otra cosa es que haya planteamientos aún no resueltos o que los ritmos no son los que gustan". Barbero ha señalado que el mandato de la ciudadanía, expresado en las urnas, es que se necesitan "cambios, también en la Policía Municipal".
Ahora Madrid pondrá el "acento" en aquellas cuestiones que son necesarias teniendo en cuenta los cambios en la sociedad. "Estamos atentos a las demandas sociales, habrá que ver qué hacer con la violencia machista, con los delitos de odio, con la ordenanza de convivencia. ¿Hablamos de algo que sea extraterrestre?", ha lanzado.
También ha apuntado que la reorganización de la Policía Municipal, con el plan director que se elabora con sindicatos y la sociedad civil, se presentará el 31 de marzo. Igualmente ha hecho una defensa de que con el mantenimiento de una única Unidad Central de Seguridad (UCE), ampliada, se consigue tener cien efectivos policiales más en las unidades de distrito, lo que supone "una mejora del trabajo policial en el día a día".